lunes, 16 de mayo de 2016

Empresarios Vs Burócratas

 
El éxito de un empresario depende de su inteligencia, su conocimiento, su capacidad productiva, su talento económico, y del acuerdo voluntario de todos con quienes trata: sus clientes, sus proveedores, sus empleados, sus acreedores o sus inversores. El éxito de un burócrata depende de su influencia política.
Un empresario no te puede obligar a comprar su producto; si comete un error, él sufre las consecuencias; si fracasa, él asume la pérdida. Un burócrata te obliga a obedecer sus decisiones, sin importar si tú estás de acuerdo con ellas o no, y cuanto más avanzado sea el nivel de estatismo de un país, más amplios son los poderes arbitrarios esgrimidos por el burócrata. Si él comete un error, tú sufres las consecuencias; si él fracasa, él te pasa las pérdidas a ti, en forma de mayores impuestos.
+++


Un empresario no puede obligarte a trabajar para él o a aceptar el salario que te ofrece; tú eres libre de buscar empleo en otra parte y aceptar una oferta mejor, si la encuentras. (Recordad que, en este contexto, los trabajos no existen en “la naturaleza”, no crecen en los árboles; que alguien tiene que crear el trabajo que tú necesitas, y que ese alguien, el empresario, quebrará si te paga más de lo que el mercado le permite que te pague.) Un burócrata puede obligarte a que trabajes para él, una vez que logra el poder totalitario que busca; puede obligarte a aceptar cualquier pago que te ofrezca – o ningún pago, como demuestran los campamentos de trabajos forzados en los países totalmente estatistas.
La herramienta del empresario son los valores; la herramienta del burócrata es el miedo.