sábado, 14 de mayo de 2016

¿ QUE ES EL LIBERALISMO CLÁSICO?



El Liberalismo Clásico promueve el “capitalismo liberal”, opuesto al mercantilismo (la derecha mala), al socialismo, comunismo e izquierda en general, y a cualquiera otra forma de estatismo, o sea la invasión del Estado en esferas que son privadas por derecho natural, y la esclavización de sus instituciones por medio de la usurpación de funciones, poderes y recursos privados. En esto se incluye el socialismo global: “Nuevo Orden Mundial”. 

# TRES PILARES:
Son estos tres: (1) Gobiernos limitados, en lo político; (2) Mercados libres, en lo económico; (3) Y propiedad privada, en lo social. En inglés, este liberalismo “clásico” se llama “Conservatism”, porque el vocablo “liberalism” significa socialismo o progresismo.
# SIETE FUNDAMENTOS o PRINCIPIOS BÁSICOS:
Son los siguientes: (1) Derechos humanos verdaderos: a la vida, libertad y propiedad, nada más. (2) Separación de la esfera pública, que pertenece al campo de los Gobiernos, municipales, regionales y nacionales por una parte, de las esferas privadas por otra parte, que pertenecen a los dominios de la sociedad civil y sus instituciones, naturales o voluntarias: familias, empresas, escuelas y centros médicos, medios de prensa y comunicación, iglesias, partidos políticos, etc. (3) En la esfera pública existe el Estado sólo para la protección de los derechos humanos verdaderos, a través y mediante sus tres funciones: en defensa y seguridad; juzgados y cortes de justicia; y obras públicas de infraestructura en carácter subsidiario.


 
(4) Gobiernos limitados en sus actividades, en sus facultades y poderes, y en sus gastos y recursos: los necesarios para cumplir sus fines y funciones. (5) Mercados libres de violencia y fraude, y plenamente abiertos a la competencia. (6) Irrestricto respeto a la propiedad privada: de la propia persona, de sus bienes, y de sus contratos y derechos.
Hoy en día tenemos un Estado obeso, porque ha usurpado funciones en economía y finanzas, educación, salud, arte y cultura, ciencia, deporte, jubilaciones, etc. etc., que son privadas por derecho Natural. Y con el pretexto de cumplirlas, nos ha usurpado potestades y recursos que son también de naturaleza privada, que no le corresponden. En consecuencia, es justo y debido proceder de urgencia a..
(7) Una gran “Devolución” a las instituciones privadas de la sociedad civil: familias, iglesias, escuelas, empresas, partidos y demás asociaciones voluntarias, de todas las funciones y actividades, poderes, libertades y recursos actualmente usurpados por el Estado.
# UNA MISIÓN o PROYECTO:
Cambiar el sistema, mediante La Gran “Devolución” de funciones, poderes y recursos a la sociedad civil. Esto en aplicación de la justicia “restitutoria” a todos los agraviados por La Gran “Usurpación” histórica de funciones, poderes y recursos por parte del estatismo.
# DOS POLÍTICAS:

(1) Derogar las Leyes Malas, que son los instrumentos de La Gran Usurpación, incluso las cláusulas constitucionales que se haga necesario derogar. Y para sustituir las leyes malas, rehabilitar los antiguos Códigos Civil, Comercial, Penal, y de Procedimientos, dictados hace muchas décadas, y en su mayor parte conforme a principios, fundamentos y valores del Liberalismo Clásico.
(2) Impulsar las Cinco Reformas, derivadas de los tres pilares, las cuales son también cinco “políticas públicas”, y cinco ofertas electorales, una para cada una de estas esferas: Primera, la Política (Estado, Gobiernos y Partidos); Segunda, la Economía (incluso dinero, banca y finanzas); y tres reformas sociales: la Cuarta, para la Educación en todos sus niveles; la Cuarta, para la Atención Médica en todas sus ramas, y especialidades; y la Quinta, en la Previsión (Jubilaciones y Pensiones).
Una de las razones para derogar las Leyes Malas es que impiden estas Cinco Reformas, las cuales deben hacerse en forma simultánea, porque son complementarias. Desde los años ’90, muchas reformas liberales se han intentado en varios países del mundo, pero aisladamente, y por eso han fracasado, y los socialistas han retornado al poder con renovados bríos.
# TRES ESTRATEGIAS:

(1) Partidos liberales completos y sólidos, de carácter privado, desde cero o desde agrupaciones ya existentes, que nos representen a “la mayoría silenciosa”: la gente productiva de paz, de familia, de trabajo. Una cosa es el desempeño de cargos públicos, en el ámbito del Estado, que es actividad pública, y otra es la actividad política, en los partidos, grupos cívicos o fuera de ellos, que por naturaleza es privada.

Hoy sin embargo las leyes de partidos les imponen exigencias de tipo ideológico, como la adhesión a los tópicos de “política correcta”, y de régimen interno, como los métodos y plazos para la elección de sus autoridades y candidatos. Así la facultad de premiar o castigar a los partidos se le confiere al burócrata, y se nos niega a la gente la posibilidad de hacerlo, dando o negando el voto, la participación en sus filas, o el donativo. En otras palabras, los partidos políticos han sido secuestrados por los órganos del Estado que organizan las elecciones, los cuales dictan órdenes y condiciones a los partidos, a cambio de subsidios. Hay que reprivatizar los partidos, y separarles por completo del Estado, como a las empresas, centros docentes, clínicas, iglesias e instituciones privadas que pertenecen a la sociedad civil, y no al Estado.

(2) Ingresar congresistas liberales clásicos al Parlamento, que vayan haciendo ambiente de opinión para derogar las Leyes Malas e impulsar las Cinco Reformas. Los liberales clásicos reivindicamos la actividad política decente y veraz, en contra de la politiquería corrupta y mentirosa; y reivindicamos los partidos políticos principistas, en contra de la demagogia electorera; y asimismo la Democracia Representativa, en contra de las pretensiones de “democracia directa” y otras utopías semejantes.

(3) Promovemos el “Voto Libre”, que es voluntario, sin multas o penalidades por no votar; con voto en blanco, sin tener que marcar una opción a la fuerza, si ninguna te gusta; que no se compre con subsidios del Estado a los partidos, candidatos o campañas; sin leyes de partidos para lo ideológico ni lo interno, así de esta forma los ciudadanos somos quienes podemos premiar o castigar a los partidos, dando o negando nuestro voto, participación, apoyo o sostén económico; sin exigencias caprichosas en número de firmas u otros obstáculos para partidos nuevos.

Y mientras tanto, practicamos el “voto antisistema”, sea en blanco, nulo/viciado, o la abstención electoral, para no seguir legitimando al sistema con el cuento del “mal menor”.
# UN ORIGEN HISTÓRICO:

La política cristiana clásica de Europa occidental, la de la “Carta Magna” (1215) y las Provisiones de Oxford (1258) entre los pueblos anglosajones. Y sus equivalentes en nuestra Hispanosfera: los “Fueros” y “Cartas Pueblas” de los reinos medievales, las “Siete Partidas” (1265), y leyes “indianas” posteriores, inspiradas en los principios generales de justicia tomados del Antiguo Testamento, marcando a los Gobiernos limitadas funciones, limitados poderes, y limitados recursos.
El Gobierno Limitado es la política de la Biblia, y así se ha reconocido por siglos. Sin embargo hoy en día, la mayor parte del voto de izquierdas procede de las filas cristianas, católicas o no católicas; y esto es más que nada por ignorancia.

¿Cómo vamos a salir de la hegemonía socialista en el pensamiento y la práctica de nuestros países, sin difundir esta enseñanza entre los cristianos, superando malentendidos y confusiones, y recuperando los “eslabones perdidos” entre liberalismo clásico y herencia cristiana? Hay una sola forma de arrancar a los cristianos confundidos de las filas socialistas y estatistas: explicarles la Biblia, y contarles la historia verdadera de la Cultura cristiana en Occidente, y su influencia en todo el mundo( ver anexo).
Lo cual no implica una política confesional, ni excluyente de personas y sectores no cristianos, o de ninguna religión; en absoluto. Pero si hablar en público de la Biblia les “ofende”, molesta o disgusta a los anti-teístas (ateos beligerantes) y pretenden por ello prohibirlo, no por ello dejaremos de hacerlo.
# VARIOS ÉXITOS COMPROBADOS:
El Liberalismo Clásico se origina en la cosmovisión cristiana clásica, pero se ha enriquecido con muy valiosos aportes procedentes de otras canteras de pensamiento, en especial en Filosofía y Ciencias Económicas y Políticas, los cuales han sido de enorme ayuda para entender mejor los textos bíblicos referidos a Gobierno y política, como la realidad que nos circunda en estas materias.

Y el capitalismo liberal no tiene una específica religión, época de la historia o área del mundo: ciudades católicas de Italia, y naciones europeas parcial o mayormente protestantes como Suiza, Holanda, Escocia, Inglaterra, y después EE.UU., adoptaron ese sistema hace unos cientos de años, y son los países más ricos del mundo, hasta hoy en día. Tras la II Guerra Mundial, los países vencidos, disímiles en religión, historia y cultura como Alemania, Italia y Japón, resurgieron como por “milagro” de sus cenizas, con ese mismo sistema. Y los “cuatro tigres” de Asia, Hong-Kong, Taiwan, SurCorea y Singapur, países no cristianos, con el mismo sistema pasaron de la pobreza a la riqueza en muy pocos años. Y así también es ahora en las ciudades y regiones capitalistas de China continental.
En nuestra América latina no hemos conocido el capitalismo liberal. Hemos vivido siempre bajo sistemas estatistas: mercantilismo hasta el siglo XX, y luego socialismo. ¡Hay que cambiar de sistema! Pero no vale confundir lo genuino y original con las imitaciones y burdas falsificaciones.
Y atención a lo que viene, ya para terminar:
# CUATRO IMITACIONES o FALSIFICACIONES:
(1) “Neo” liberalismo: devotos del Consenso de Washington. Mercantilistas que se disfrazan de liberales.
(2) Liberalismo “social” o de izquierda: mencheviques (socialdemócratas) que se disfrazan de liberales.
(3) Anarco-“libertarismo”: anarquistas que se disfrazan de liberales. A los liberales clásicos nos acusan de “socialistas” porque no aceptamos su idea de “suprimir el Estado”, que es una vieja tesis marxista.
(4) Anti-teísmo: ateos agresivos disfrazados de liberales, más enemigos de Dios y el cristianismo que del estatismo. Son “Libertarios” que nos acusan de “irracionales” a los cristianos, y de querer “imponer la religión”, queriendo ellos imponer su ateísmo, en línea con otra vieja tesis marxista: “suprimir la religión”.
¡AHORA YA LE CONOCES!
No creas en falsificaciones del Liberalismo Clásico. Ni te fíes de lo que dicen sus enemigos, que son muchos, que atacan desde variados frentes al capitalismo liberal; ni te guíes por lo que repite gente desinformada, confundida, desorientada y despistada, que no le conoce.

QUÉ ES EL NEOLIBERALISMO.

Para sus enemigos es la encarnación del Mal, y el término “Neoliberal” es insultante. Por eso los políticos, “expertos”, opinadores profesionales, etc. retroceden intimidados cuando así se les llama; y si alguno abriga cierta simpatía por el Neoliberalismo, no sabe cómo expresarla, ni cómo defenderse, y entonces alega que “eso no existe”, y se refugia en el “pragmatismo”.

De sus pocos partidarios, ni siquiera quienes se reconocen como tales aciertan a definirle con precisión, algo que en realidad nadie hace. Sin embargo, para salir de esta interminable comedia de enredos, hay que comenzar preguntando primero si existe o no el Neoliberalismo. Y segundo, de existir, si tiene algún parecido con el Liberalismo Clásico o no. Y tercero, por sus resultados.

Primero: existen las políticas de los ’90, practicadas en Chile desde Pinochet (1973-88), el precursor. Y en México por Salinas de Gortari (1988-95), en Venezuela por Carlos Andrés Pérez (1988-92), en Bolivia por Jaime Paz (1989-93), en Argentina por Menem (1989-99), en Brasil por Collor (1990-93), en Perú por Fujimori (1990-2000), en Ecuador por Durán (1992-96), etc. Y también existe el “Consenso de Washington”, preparado para los países de América latina, y luego aplicado en todos. Los Presidentes ansiaban préstamos e inversiones extranjeras, y calificar ante el FMI y el BM; por eso dijeron seguir las propuestas del documento “Lo que Washington entiende por reformas” (IIE, 1989), redactado por el economista John Williamson en base a opiniones recogidas en una obra colectiva de la que fue Editor (“La condicionalidad del FMI”, MIT, 1983). Su autor dice que el Consenso de Washington “era una lista mínima de 10 políticas, que yo pensé que todos aceptaban.” O sea todos los políticos y burócratas oficiales y privados de Washington.

Segundo: ¿Eran liberales esas 10 políticas? En tal caso hubieran sido estas: 1) Reducir las funciones del Estado a las propias: seguridad, justicia e infraestructura;

2) disminuir el gasto público y orientarlo a una profunda reforma en esas tres actividades;
3) pagar entera la deuda estatal, y no pedir más préstamos;
4) unificar, simplificar y reducir todos los tributos, rebajando la recaudación para permitir la formación de capital y la creación de riqueza y reducir la pobreza;
5) privatizar la economía pero también la educación, la medicina, jubilaciones y pensiones, etc., para incrementar la calidad y cantidad de su oferta,
6) con cupones para la demanda de los más pobres, en la transición.
7) Liberar los precios de todos los bienes y factores, incluso los sueldos y salarios, intereses y tipo de cambio;
8) eliminar toda restricción al comercio exterior;
9) en todos los sectores: complementar las privatizaciones con desregulaciones, a fin de traer competencia,
10) y alentar así los ahorros y toda clase de inversión.

Anótelo: existe el Liberalismo. Y este es su Decálogo, que algún día Presidentes liberales deberán aplicar tal cual, para salir todos de este desierto.


Pero no era esa la lista que Williamson pensó que “todos aceptaban” sino otra, mucho menos ambiciosa pero juzgada políticamente viable, según su autor: 1) Reducir el déficit del Estado, no las funciones ni el gasto, para contener la inflación -o sea “monetarismo”-;

2) reorientar ese gasto a la atención médica básica y a la educación elemental en primer término;

3) y reducir las tasas impositivas marginales para aumentar la actividad económica y la recaudación. Las medidas 1 a 3 eran de “ajuste fiscal”.

4) Dejar flotar las tasas de interés para oxigenar los mercados financieros;

5) sostener un tipo de cambio “competitivo” -permitir devaluaciones- para alentar las exportaciones;

6) eliminar las restricciones físicas a las importaciones y sustituirlas por aranceles, a reducir luego gradualmente hasta un 10 o 20 por ciento;

7) y liberalizar la inversión extranjera directa. Las medidas 5 a 7 eran de “apertura”.

8) Privatizar las empresas estatales;

9) eliminar barreras de ingreso a los mercados;

10) y fortalecer la propiedad privada.

Las medidas 8 a 10 eran “libre mercado”, pero al igual que otras de la lista, podían interpretarse a la manera liberal … o de otro modo, como efectivamente se hizo.
Insuficientes y de contenido no muy liberal, en todos los países estas medidas “políticamente posibles” sufrieron no obstante un largo y erosionante proceso de transacciones y concesiones. Al final se aplicaron muy parcialmente, tarde y muy mal.

Tercero: ¿y qué resultó? Un engendro peor aún, Neo-Estatismo o Estatismo Reformado: 1) El Estado sigue a cargo de funciones impropias -educación, salud, cultura, etc.- muy mal atendidas,

2) y las propias siguen desatendidas.

3) La inflación galopante se sustituyó por impuestos excesivos,

4) y los monopolios estatales por monopolios privados y entes reguladores;

5) por eso siguen los excesos de gasto y deuda,

6) con asfixia de ahorro e inversión privadas,

7) y restricciones a la competencia en mercados de bienes y de factores.

8) Las empresas privadas siguen dependientes del Estado y bajo su tutela y control,

9) aunque ahora para exportar y no para sustituir importaciones. Y por eso permanecen los aranceles -y los derechos antidumping”-;

10) y la pobreza.

Por supuesto no funcionó, excepto en Chile, y aún así Pinochet perdió su plebiscito en 1988. Pérez sufrió el “caracazo” de 1989 y fue depuesto en 1992. Las crisis económicas comenzaron con el “tequilazo” o default mexicano (1995), y siguieron con la quiebra del Real en Brasil (1999), y el colapso argentino que acabó con la convertibilidad y con el mandato del Sr. de la Rúa (2001). No terminaron bien en Ecuador Bucaran (1997), Mahuad (2000), Gutiérrez (2005), ni en Bolivia Sánchez de Lozada (dos veces: 1997 y 2003). Nos guste o no, por ese descontento llegaron a la Presidencia los Sres. Chávez (1998), Morales (2005) y Correa (2007), y retornó Ortega (2006), con mandato para revertir “las reformas neoliberales”.
Pero el socialismo es todavía “más pior”.
Cuando la Dra. Machado, se refiere a construir una república liberal democrática,¿ tiene en mente los postulados del liberalismo clásico, el verdadero; o los del neoliberalismo, el falso?.

¿ Sabe que la socialdemocracia marxista blanda gramsciana betancouriana que cumplió tan brillantemente su papel hasta que en 1983 murió ( viernes negro) con la Constitución de 1961 que implantó  un Estado federal de poder centralizado(EFC) con régimen de Gobierno presidencial imperial, no es liberalismo y que perpetuándolo o remendándolo no se puede construir, no se podrá, ni se ha podido en 200 años en Hispanoamérica construir  una republica liberal?.

¿ Sabe que solo organizando y gobernando un país con un modelo de Estado federal de poder descentralizado(EFD) con gobierno preferiblemente parlamentario es posible construir una república liberal por que el liberalismo  verdadero se expresa políticamente mediante el EFD?

En la UCV, nuestra máxima casa de estudios, la que debe vencer las sombras, la confusión es monumental. En el resto de universidades ni se menciona el asunto.

La  Cátedra Historia Actual  que dirige el Prof. Historiador. Dr. Agustin Blanco Muñoz,  escenifica mes tras mes,  foros con las mismas preguntas:  

¿Y quiénes asumirán la tarea de elaborar un plan de reconstrucción de este expaís?.

¿Existe hoy aquí un proyecto capaz de revocar el que está en marcha hacia una mayor  destrucción de Venezuela?.

¿Es hora de elaborar un plan de salvación, recuperación,  liberación o cambio de esta realidad?

¿Quién o quiénes son los llamados a cumplir con esta tarea?

¿Estamos a la espera de un nuevo héroe-caudillo-libertador-mesías?

¿Hay aquí una oposición con capacidad, formación y creación para la reconstrucción de este ex país?; pero no arriban a las respuestas lógicas pertinentes.

Mi Grupo de Estudio propone estas respuestas :

(1) ¿Y quiénes asumirán la tarea de elaborar un plan de reconstrucción de este expaís? El nuevo Gobierno Parlamentario que emerja de la nueva Constitución que elaborará la Asamblea Constituyente originaria

(2) ¿Existe hoy aquí un proyecto capaz de revocar el que está en marcha hacia una mayor  destrucción de Venezuela?. Si, existe, se llama LA REBELIÓN DE LAS REGIONES , y fue elaborado por el MID Táchira, emana de la Politología Racional que prescribe sustituir el centralismo presidencial imperial irracional por el federalismo parlamentario racional.

(3)¿Es hora de elaborar un plan de salvación, recuperación,  liberación o cambio de esta realidad?,  Si; el plan  consta de dos partes: un Programa de medidas de emergencia para remediar los infiernos económicos ( eliminación del control de cambio, los regalos de petróleo y dólares a Cuba y otros países, repatriación de los cubanos, solicitar créditos al FMI y reactivar la agroindustria) y enfrentar la  inseguridad ( descentralización de las policías,  cárceles, justicia, salud y educación). No es un invento, fue lo que se hizo en Europa occidental y Japón después de la II guerra mundial con el Plan Marshall.   

 (4)  ¿Quién o quiénes son los llamados a cumplir con esta tarea?. El Gobierno de transición unitario cívicomilitar  que emergerá como consecuencia  del apagón nacional, la hambruna, la anarquía y el descontento popular.

  (5) ¿Estamos a la espera de un nuevo héroe-caudillo-libertador-mesías?. No. No hay mesías que pueda resolver esta crisis de muerte técnica irreversible del centralismo presidencial imperial.

(6)¿Hay aquí una oposición con capacidad, formación y creación para la reconstrucción de este ex país?. Si, pero no es la MUD y Co., que aspira a perpetuar el centralismo presidencial imperial. Queda la recién creada Alianza Nacional Constituyente(ANC)( (Alianza Nacional Constituyente(http://www.lapatilla.com/site/2016/03/17/luis-manuel-aguana-alianza-nacional-constituyente/) en conjunción con Averu, Gremios, Academias, Fedecamaras, y ONGs; es decir, los representantes de la Sociedad Civil  permanentemente marginada por la MUD ( continuadora de la Coordinadora Democrática) y todos los Partidos políticos y personalidades que logren renunciar a la  centroestatolatría presidencial imperial.

La Iglesia católica opina. Monseñor  Ovidio Perez Morales; escribe  (http://www.el-nacional.com/ovidio_perez_morales/sombra-Roboam_0_845915520.html). La historia de Roboam es la de un gobernante que se negó a aliviar la opresión del pueblo y provocó la división del país en dos países que siguieron siendo oprimidos hasta que desaparecieron.



Mi Grupo de Estudio, le contestó al prelado que no solo la sombra de Roboam;   sino la de todos los reyes y sus cortesanos  desde Saul, pasando por David, Salomón y todos los del Reino del Norte y los del Reino del sur con sus gobernantes, jueces, sacerdotes y líderes;  de los cuales el mejor fue el rey Josías y el peor su abuelo Manases; ha  dominado la política nacional, y por la misma razón: desobediencia de las enseñanzas políticas dispuestas por el Dios Padre en quien dicen creer los judíos y los cristianos, para organizar y gobernar no solo a Israel, sino a todas las naciones del mundo.



Esas enseñanzas las suministró Dios por intermedio de Moises, el Sacerdote, Profeta, Gobernante y Juez supremo Samuel de Ramá y el resto de los profetas mayores y menores que conforman el 71% del contenido total de la Biblia:  la Teología Política o Politología Racional Bíblica, la parte  mas ignorada por las Iglesias cristianas católicas y evangélicas de Hispanoamérica.

Venezuela y los países hispanoamericanos  fracasan porque aplican la Politología  Irracional que se basa en dos principios falsos: primero,  El hombre es bueno por naturaleza; y  segundo, el hombre persigue el poder político para beneficiar a la sociedad; y que  consta de tres partes:

(A)  El Decálogo  del gobernante tiránico  con poder ilimitado a quien  nadie controla. 

(2) El  modelo de Estado federal de poder centralizado (EFC) o centralismo presidencial imperial que se impone por la fuerza o el engaño.

(3) Los Siete Principios Políticos Centralizadores de todo tipo de poder ( político, económico, judicial, educativo y militar; mas el del servicio de la ciudadanía al Gobierno del Estado, y el aislamiento entre regiones totalmente dependientes del PR) que  fundamentan la Constitución

Alexander Hamilton y James Madison a la hora de redactar la primera y única constitución de EE UU en 1787, hicieron que se tomará muy en cuenta  la propensión natural del hombre al egoísmo:  ​​"si los hombres fueran ángeles, no sería necesario ningún gobierno…” en la elaboración de un gobierno que va a ser administrado por hombres sobre los hombres, la gran dificultad radica en esto: primero hacer que el gobierno pueda controlar a los gobernados; y en segundo lugar obligarlo a controlarse a sí mismo al propio gobierno" y ayudaron a  estampar en la Constitución un Estado federal de entidades integralmente autónomas con régimen de gobierno presidencial pero de poder limitado y controlado e independencia de poderes mediante  el llamado “checks  and balances system" que distribuye el poder entre  instituciones que se controlan y vigilan mutuamente. Por cuanto no es  sensato  que la Constitución invista de  poder imperial a un Presidente de la república y a su Partido Político, ignorando que el hombre es malo por naturaleza y que no existe posibilidad alguna de que un PR  aunque personalmente no robe pueda impedir que sus ministros lo hagan  y envilezcan al país. Esto lo saben muy bien todos los líderes políticos, parlamentarios e intelectuales del país.

Pero inexplicablemente siguen empeñados en darle vida a  la momia del centralismo presidencial imperial, a pesar de que no tiene ningún sentido que una Constitución le confiera atribuciones imperiales a un PR y se espere que construya un país de alta calidad  de vida. Eso es absolutamente absurdo. Sin embargo  es lo que nos venden los líderes de la MUD y Co..

“EL GOBIERNO DEL CENTRALISMO  PRESIDENCIAL IMPERIAL POPULISTA CORROMPIDO Y CORRUPTOR -  SABE COMO TRAER EL HAMBRE, LA MISERIA,  ROMPER LAS PIERNAS, ENTREGAR LAS BOLSAS DE COMIDA Y  LAS MULETAS, PARA MANTENER EL PODER, Y DECIR: ' ACASO NO LO VE, SI NO FUERA POR EL GOBIERNO, USTED NO PODRÍA COMER NI CAMINAR '  VOTE POR MI OTRA VEZ (Harry Browne).

Algunos países pueden lograr durante sus etapas de niñez periodos de relativo crecimiento económico con el centralismo presidencial imperial durante su periodo de vida útil;  pero en el largo plazo cuando muere técnicamente su arquitectura centralista y su forma de funcionar autoritaria se revelan como incapaces para satisfacer las necesidades de desarrollo de   regiones que se volvieron adultas; el resultado es que se hunden en pavorosas crisis, en una ristra de infiernos que  no se pueden superar totalmente con tratamientos parciales; sino aplicando la  POLITOLOGÍA RACIONAL, que se basa en dos principios: primero, la naturaleza humana es propensa al egoísmo y la maldad; y segundo, el hombre persigue el poder político y  de todo tipo porque le ofrece  la posibilidad legal de hacer lo que desee sin afrontar las consecuencias; y que consta de tres partes:

(1)  El Decálogo Ético del gobernante con poder limitado y multicontrolado (2) El Proceso  Constituyente del cual nace el  modelo de Estado federal de poder descentralizado (EFD); y

(3) Los Siete Principios Políticos Descentralizadores de todo tipo de poder ( político, económico, judicial, educativo y militar; mas el del servicio del Gobierno del Estado a la ciudadanía y no al contrario, y el principio de la solidaridad entre regiones autónomas) que deben ser la base de las Constituciones).(Ver anexo).

No, es solamente la sombra de Roboam, sino  la de todos los reyes y líderes religiosos y civiles del antiguo Israel lo que está condicionando la política nacional.

A Venezuela puede sucederle como a Israel donde desaparecieron los dos  Estados federales de poder centralizado (EFC) con reyes autoritarios en reinos del Norte y del Sur y luego renació Israel en 1948 como una República federal de poder descentralizado con regiones integralmente autónomas con Gobierno parlamentario. Claro; los judíos no son tontos, aprendieron la lección de su desacato a la Teología Política y la aplicaron; y lo demás es historia: Israel es una de las naciones mas prosperas del mundo.

Lo mismo le pasó a Alemania: Konrad Adenauer, el mas grande estadista del SXX, ferviente católico,  aplicó la POLITOLOGÍA RACIONAL BÍBLICA; y hoy Alemania, según Obama, quien  fue a Europa del oeste a disuadir a Inglaterra de salirse de la UE para lo cual  hará un plebiscito en junio;  les dijo que Alemania es mas fuerte que el resto de la UE. ¿ Cuanto le debe Alemania a la Constitución de  Adenauer, muy similar en sus principios y propósitos  al pool de leyes que sirven de Constitución a Israel que carece de Constitución formal el haber logrado  esa superprosperidad sostenible que le permite ayudar a millones de desaharrapados refugiados sirios y europeos orientales y la ha convertido  en  la locomotora económica  de la UE?. Casi todo.



Pero estas enseñanzas están muy lejos del autismo político del liderazgo nacional.



El  modelo de Estado federal de poder centralizado(EFC) con régimen de Gobierno presidencial imperial, lo transforman, pero no lo sustituyen los líderes hispanoamericanos. Argentina lo enseña muy bien: el EFC del tirano Rosas, se transformó sucesivamente en Peronismo y este en Menemismo, Kirchnerismo. Es como el Estado mejicano, pretendidamente federal, pero con régimen de gobierno presidencial imperial.



Nuestros líderes e intelectuales dominantes se presentan bajo diferentes pelajes pero en el fondo todos son marxistas.







¿ Por que?.

Este artículo trata de explicarlo:






















.