viernes, 31 de julio de 2015

Revolución Industrial y mitos socialistas

Por Albert Esplugas Boter

Aún hoy está ampliamente extendida la idea de que la Revolución Industrial fue un período oscuro en la historia de Occidente, una etapa lúgubre y vergonzante en la que el hedor de las fábricas sustituyó el aire puro del campo feudal y las masas se vieron sometidas al látigo de los avariciosos capitalistas, empobreciéndose en beneficio de esta nueva clase pudiente. Persiste, todavía, en el imaginario de mucha gente la estampa de unos obreros, antes boyantes campesinos, urbanizados y explotados en las fábricas de la burguesía, en condiciones laborales atroces y en estricto régimen de subsistencia. 
 

Privatización del matrimonio

Por Albert Esplugas Boter

En el debate relativo al status legal de las parejas homosexuales unos invocan al Estado para salvaguardar la definición tradicional de matrimonio y otros para enmendarla. Ambos recurren al leviatán burocrático para imponer a la sociedad entera su concepción moral particular. Tan imbuidos están de estatismo que no aciertan a imaginar un escenario en el que las cuestiones morales se diriman sin apelar a la coerción pública, un escenario en el que puedan coexistir pacíficamente los proyectos vitales más dispares sin que haya que implorar el beneplácito gubernamental.
 

Seis mitos sobre el libertarismo

El libertarismo es la corriente política de más auge hoy en América. Antes de juzgarla y evaluarla, es de vital importancia dilucidar precisamente en qué consiste la doctrina y, más en concreto, en qué no consiste. Es especialmente relevante aclarar unos cuantos malentendidos que la mayoría de la  gente tiene acerca del libertarismo, en particular los conservadores. En este ensayo enumeraré y analizaré críticamente los mitos más comunes en relación con el libertarismo. Cuando nos hayamos deshecho de éstos, entonces la gente será capaz de discutir sobre el libertarismo sin fábulas, mitos y malentendidos, y tratar con éste tal y como corresponde: de acuerdo con sus verdaderos méritos y deméritos.


Sí, el salario mínimo aún aumenta el desempleo

Aumentar el salario mínimo se ha convertido en la causa célebre para muchos en la izquierda progresista. Lo más notable es que Seattle ha aprobado un salario mínimo de 15$ la hora. Además, los legisladores de California están tratando de aprobar un salario mínimo de 13$ la hora en todo el estado y el presidente Obama apoya un aumento en el salario mínimo federal de 7,25$ a 10,10$.
El público general ha sido en general bastante ignorante con respecto a la economía, así que es comprensible que muchos caigan ante apelaciones populistas vacías. Sin embargo, una serie de nuevos estudios sobre el salario mínimo pretenden demostrar un impacto bajo o inexistente sobre el desempleo. Setenta y cinco notables economistas incluso firmaron una petición al presidente Obama para que aumentara el salario mínimo.


Lo que no te dirán acerca del capitalismo

 
[Una version de esta reseña de How Capitalism Saved America: the Untold History Of Our Country, from the Pilgrims to the Present  de Thomas J. DiLorenzo (Nueva York: Crown Forum, 2004) apareció en Quarterly Journal of Austrian Economics 8.1 ]

Una ventaja que tienen los economistas austriacos sobre los ortodoxos es que a menudo se especializan en otras disciplinas aparte de la economía. Este fenómeno austriaco es particularmente cierto en el campo de la historia.
Un buen ejemplo es Thomas J. DiLorenzo,  catedrático de economía en la Escuela de Negocios y Dirección Sellinger  en el Loyola College de Maryland. Después de leer su El verdadero Lincoln, uno pensaría que el escritor era un historiador también especializado en economía. En su nuevo libro, How Capitalism Saved America: The Untold History of Our Country, from the Pilgrims to the Present, DiLorenzo no solo mantiene, sino que establece firmemente, su estatus como historiador del máximo calibre.


La peor atrocidad del estado



“La lámparas se apagan en toda Europa”, es conocido que dijo Sir Edward Grey en vísperas de la Primera Guerra Mundial. “No las volveremos a ver brillar en toda nuestra vida”.
La pasada semana hace 100 años que Austria-Hungría declaró la guerra a Serbia, poniendo en marcha la inexplicable calamidad que sus contemporáneos llamaron la Gran Guerra. Perecieron más de diez millones de personas, y según algunas estimaciones muchas más.


Grecia ilustra 150 años de fracaso socialista en Europa

greece2_2
Grecia no puede pagar sus deudas… nunca. Ni tampoco varios otros países de la Unión Europea. Por eso la élite de Europa es reacia a poner a Grecia en situación de impago. Si se permite a Grecia derogar sus deudas, ¿por qué debería pagar cualquier otro miembro deudor de la UE? Las consecuencias financieras de un impago masivo por parte de la mayoría de los miembros de la UE son difíciles de predecir, pero no serán agradables. Europa ha creado un castillo financiero de naipes y la más mínima pérdida de confianza hará que se desplome.


El auge de los neoconservadores

0224PIC
El presidente Obama es sin duda un belicista, pero, excepto Ron Paul, sus oponentes republicanos conservadores le atacan por no ser suficientemente belicista. Tenemos que empezar una nueva guerra ahora mismo, dicen. Debemos destruir inmediatamente el “programa nuclear” iraní, aunque no se preocupen por explicar exactamente por qué Irán resulta ser una amenaza para Estados Unidos. Irán es solo un ejemplo: también tenemos que iniciar una cruzada mundial contra el “Islam militante”. En los debates republicanos, Gingrich y Santorum regañaron a Ron Paul. Éste no quiere matar gente en cruzadas inútiles. Para ellos eso hace del Dr. Paul un mal patriota.


Propiedad, agencia, socialismo

jasay-start
Los subproductos típicos del mecanismo de dirección económica auténticamente socialista son dos. Primero, a pesar de los tintes humanitarios del credo, la necesidad de una aplicación estricta genera un sistema político autoritario que debe realizar grandes esfuerzos para legitimarse y deja poco espacio para los atavíos democráticos. La laxitud política se traduce prontamente en un desempeño económico cada vez peor que puede degenerar en un fracaso descontrolado. Segundo, incluso bajo un mando muy rigurosamente autoritario, el mecanismo lleva a cabo pobremente su propósito establecido. Las “elecciones sociales” que supuestamente debe efectuar en general demuestran ser inaplicables parcial o totalmente.
El fracaso de la economía de mando socialista dirige la atención a supuestos mecanismos alternativos de asignación de los recursos que serían autoaplicables, simulando ciertos procesos y resultados capitalistas, y que aún así preservarían ciertos valores socialistas. Rastreando el efecto de tipos alternativos de propiedad, codominio y comunalidad, sobre el comportamiento sistémico, el artículo presente sostiene que el problema del agente-principal obstruye cualquier solución eficiente autoaplicable, a menos que la propiedad privada sea la forma dominante de tener la propiedad. Lo último, sin embargo, es inconsistente con otras metas socialistas esenciales.


Ron Paul otra vez en la mira



Debido a su envergadura moral, su notable trayectoria en el Congreso nacional de Estados Unidos y sus conocimientos de economía, derecho y filosofía, Ron Paul claramente sobresale entre los políticos de la era moderna. Su último libro Liberty Defined está dedicado a sus extraordinarios maestros Ludwig von Mises, Friedrich Hayek, Murray Rothbard, Leonard Read y Hans Sennholz (que han sido también los míos) y el contenido de la obra constituye un ejemplo de solidez y consistencia de la sociedad abierta.


Después de Grecia, ¿China?

Mientras el default de la pequeña economía griega ocupaba la atención global, las bolsas de valores de China, la segunda economía más grande del mundo, se han desplomado. En menos de un mes, el valor de estas ha caído alrededor de un tercio, por más de 3 billones de dólares.
¿Será este el principio de una crisis financiera y económica mayor? De ser así, las consecuencias para América Latina y el mundo serían graves. China es uno de los principales socios comerciales de la región, y fuente importante de inversiones en muchos países. Una crisis económica ahí desaceleraría la economía mundial, cosa que impactaría todavía más en toda la región.


Grecia saldrá del euro

Lo seguro a estas horas es que Grecia saldrá del euro. Y la única duda al respecto consiste en discernir si ello ocurrirá dentro de tres días o dentro de tres años. Por lo demás, solo es un problema de tiempo. Exclusivamente de tiempo. Porque lo grave del asunto griego no remite a esa deuda impagable que jamás de los jamases se reembolsará, lo en verdad crítico es que, con deuda o sin deuda, Grecia no resultará viable en tanto que Estado-nación mientras permanezca sometida a la camisa de fuerza del euro. Todavía está por ver que lo sean Portugal y España, pero Grecia, desde luego, no. Dispongámonos, pues, a escuchar de nuevo a los voceros del vulgo racista y su manido repertorio de admoniciones a cuenta de los vagos derrochadores del Sur frente a los sufridos, ahorradores y laboriosos estajanovistas del Norte.


Una cuestión psiquiátrica

Debe de serlo, porque de lo contrario tendré que resignarme a permanecer boquiabierto ante el espectáculo que nos ofrecen ciertos humanos que, supuestos de razón, nos obsequian con pronunciamientos, postulados y actitudes personales, siendo tanto más ruidosos, cuanto más notorios sus protagonistas en las esferas política, social, económica y, también intelectual.


Libertad 'socialdemócrata' y libertad 'liberal'

Publicidad
No hay partido político que no incluya a la democracia como uno de sus valores fundamentales. Esa unanimidad, sin embargo, es posible porque no todos se refieren a lo mismo. Según quien hable, se puede hacer referencia a la democracia "representativa" o "parlamentaria", a la democracia "plebiscitaria" o "asamblearia", incluso a la democracia “popular” y en casos extremos a la democracia “revolucionaria”. La palabra "democracia" está tan manoseada que se la aplica tanto a un régimen como el de Corea del Norte como al sistema parlamentario británico.


Se complica el tercer rescate a Grecia: el FMI podría desmarcarse

El organismo presidido por Christine Lagarde le ha comunicado al Gobierno heleno que los altos niveles de deuda ponen en peligro su participación.

El exministro de finanzas griego junto a la directora gerente del FMI hace unos meses. | EFE
Libre Mercado 
Las negociaciones entre el Gobierno heleno y sus acreedores empiezan a atascarse. El ejecutivo de Alexis Tsipras finalmente ha cedido a las exigencias del Eurogrupo y ha aprobado un nuevo programa de austeridad como punto de partida para empezar a negociar el tercer rescate que alivie la situación del país.