miércoles, 18 de mayo de 2016

La inflación es un impuesto

Artículo escrito por Economic Collapse Blog titulado Inflation is a Tax 
Ronald Reagan una vez pronunció la célebre frase de que la inflación es un impuesto, pero la mayoría de los estadounidenses, por desgracia, en realidad no comprenden de lo que estaba hablando. Si el pueblo norteamericano realmente entendiese lo que la inflación estaba haciendo, estarían gritando fuertemente para acabar con la política monetaria. La inflación es un impuesto especialmente insidioso porque no es sólo un impuesto sobre tus ingresos durante un año. Es un impuesto permanente sobre cada dólar que posees. A medida que pones tu dinero en el banco, constantemente está perdiendo valor. Con el tiempo, los efectos de la inflación pueden ser absolutamente devastadores. Por ejemplo, si pones 100 dólares en el banco en 1970, los mismos dólares hoy en día sólo tendrían un 17 por ciento del poder de compra que tenían en aquel entonces. En esencia, se vieron afectados por un “impuesto inflacionario” del 83 por ciento y lo único que hiciste fue dejar tu dinero en el banco. Entonces, ¿quién es el responsable de esto? Bueno, la Reserva Federal controla la política monetaria en los Estados Unidos. Esto es una locura, y tiene que parar.



El sistema de la Reserva Federal está diseñado para hacer que el suministro de dinero de EE.UU. se expanda indefinidamente.
Y eso es exactamente lo que ha sucedido desde 1913.
Pero cuando la oferta monetaria se expande, las consecuencias son muy graves.
Cada vez se crea más dinero, los dólares que tú y yo ya poseemos pierden cada vez más valor, porque ahora hay más dólares que pueden comprar la misma cantidad de bienes y servicios.
En este momento, el gobierno de EE.UU. dice que la tasa anual de inflación es de alrededor de un 2 por ciento. Aquellos de vosotros que tenéis que comprar alimentos y gas de manera regular os daréis cuenta de la broma que es esto.
Afortunadamente, también hay otros por ahí que hacen un seguimiento de estas estadísticas. De acuerdo con John Williams, de shadowstats.com, si la inflación se midiese de la misma manera que se hacía en 1980, la tasa anual de inflación sería más del 10 por ciento en estos momentos.
Pero vamos a usar los manipulados números del gobierno por un momento. Usando los números adulterados, lo que la inflación ha hecho a todos nosotros sigue siendo absolutamente horrible. Sólo echa un vistazo a la tabla de abajo. Esto es el por qué la Reserva Federal se creó. Fue diseñada para ampliar constantemente la oferta de dinero y crear una inflación que no termina nunca…


La mayoría de nosotros hemos estado viviendo en un ambiente inflacionario durante tanto tiempo que incluso hemos llegado a aceptarlo como algo normal.
La mayoría de los estadounidenses creen que los precios están destinados a subir durante el paso del tiempo.
Por desgracia, hemos entrado en una era en que los precios están subiendo mucho más rápido que los salarios. Los presupuestos familiares se están restringiendo más y más al tiempo que el impuesto de la inflación nos sigue pasando factura más y más en todas nuestras compras.
Recuerdo los días en los que podía entrar en el supermercado y comprar una bolsa grande de patatas fritas de la marca potato chips por 99 centavos.
Recuerdo los días en que podía comprar todos los alimentos que necesitaba durante una semana entera por solo 20 dólares.
Por desgracia, esos días han quedado atrás.
¿Has ido al supermercado últimamente?
Cuando voy al supermercado estos días casi me da la sensación de que alguien me va a pedir que pida un crédito.
Cuando llego a la caja casi me da la sensación de que el cajero me va a preguntar si quiero pagar con un brazo o con una pierna.
Pero la comida no es la única cosa que va en aumento. Las facturas de electricidad en los Estados Unidos han aumentado más rápido que la tasa de inflación general durante cinco años consecutivos. Hay millones de familias estadounidenses que mantienen la calefacción muy, muy baja en este invierno en un intento de no pagar tanto.
La atención médica es otra cosa que se ha convertido en ridículamente cara. Durante el gobierno de Obama, los costos del seguro médico de los trabajadores han aumentado en un 23 por ciento.
¿Has incrementado tu sueldo en un 23 por ciento?
Por supuesto, todos sabemos lo que está sucediendo con el precio de la gasolina. El precio promedio de un galón de gasolina en los Estados Unidos es ahora de 3,72 dólares. Se ha incrementado en más del 90 por ciento desde que Barack Obama asumió la presidencia.
Es por eso que muchos economistas se enfadan cuando la Reserva Federal comienza a imprimir dinero como si no existiera el mañana. La inflación es un impuesto muy cruel para la mayoría de las familias estadounidenses. Destruye sus riquezas y destruye el poder adquisitivo de sus salarios.
Por desgracia, esto siempre es lo que sucede cuando una sociedad adopta la moneda fiduciaria. Nuestros dólares son sólo pedazos de papel que no están respaldados por absolutamente nada. Cuantas más hojas de papel se imprimen, el valor de estos trozos de papel que ya existen disminuye.
Esta es una de las razones por las que hay tanta gente por ahí hablando de “dinero real”, como el oro y la plata. A diferencia de la moneda fiduciaria, los metales preciosos tienden a mantener el valor en un periodo muy largo de tiempo.
Por ejemplo, te puede costar tres veces más con moneda Americana el comprar un galón de gasolina en el 2012 como te costaba en 1990.
Sin embargo, una onza de plata en realidad te permite comprar más gasolina hoy en día que no en aquel entonces.
En 1990, la onza de plata te permitía comprar cerca de 4 galones de gasolina. Hoy en día, te permite comprar más de 8 galones de gasolina.
Hablamos de valor sostenible.
Vemos el mismo tipo de cosa que pasa con el oro.
Cuando Barack Obama llegó al poder, una onza de oro se compraba por cerca de $850. Hoy la onza de oro vale más de $1700 por onza.
No es que el oro se esté convirtiendo en mucho más valioso. Es sólo que el dólar de EE.UU. está perdiendo valor de manera continuada.
¿Entonces por qué no el gobierno de EE.UU. y la Reserva Federal dejan de inundar nuestra economía con más papel moneda?
Esta es una pregunta muy buena.
Lamentablemente, nuestros líderes parecen tener una adicción sin fin al papel moneda y el pueblo estadounidense no está exigiendo el cambio.
El miércoles, el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, dijo al Congreso que la Reserva Federal podría tener que implementar aún más medidas de estímulo con el fin de ayudar a la economía.
Por supuesto, esa frase es una absoluta locura teniendo en cuenta lo que Bernanke y sus compañeros ya han hecho a la base monetaria en los últimos años…

Afortunadamente, la gran mayoría de ese dinero todavía está atrapado en el sistema financiero. Si todo ese dinero saliese a la calle, la inflación sería mucho peor.
Aquellos de vosotros que pensáis que la subida de la bolsa es una señal de “recuperación económica” deberíais daros cuenta de que el mercado ha sido alimentado por enormes cantidades de falso dinero de la Reserva Federal. El hecho de que el número de dólares que circulan haya aumentado no significa que las cosas estén mejorando.
Hay mucho más que todo esto, por supuesto, pero lo que es importante para el hombre y la mujer de la calle es el hecho de que cuando la Reserva Federal aumenta la oferta de dinero es, en realidad, un impuesto sobre todos nosotros y hace que todos nosotros seamos más pobres.