miércoles, 25 de mayo de 2016

El populismo en Europa podría frenar las reformas económicas, dice el BCE

El populismo en Europa podría frenar las reformas económicas, dice el BCE

Por Todd Buell
FRÁNCFORT - El Banco Central Europeo advirtió el martes de que el avance de los partidos políticos populistas en Europa podría ralentizar la aplicación de las reformas económicas necesarias, lo que provocaría presiones del mercado en países vulnerables.
Los comentarios del BCE, realizados en la Revisión de Estabilidad Financiera, un informe que publica dos veces al año, llegan en un momento en que Europa afronta una oleada de movimientos populistas que amenazan con minar gran parte del orden establecido en el continente desde el final de la Segunda Guerra Mundial.


En el informe, el BCE señaló que los crecientes riesgos políticos “así como el apoyo cada vez mayor de partidos políticos populistas que se consideran menos orientados hacia las reformas, podrían llevar posiblemente al retraso de las necesarias reformas fiscales y estructurales y generar nuevas presiones en los Estados más vulnerables”.
El banco central también dijo que los gobiernos han frenado el ritmo de las reformas económicas en un contexto de costos financieros muy bajos. Muchos economistas señalan que se necesitan dichas reformas para mejorar las perspectivas de crecimiento a largo plazo en la zona euro. “Los esfuerzos reformistas parecen haber disminuido ante las bajas tensiones soberanas y los riesgos políticos crecientes”, indicó el informe.
“En general, los esfuerzos de reformas estructurales han perdido ritmo en el área del euro en los últimos años”, añadió. “Aunque las reformas estructurales profundas traerán beneficios a largo plazo al aumentar el potencial de crecimiento sin poner en peligro la solvencia fiscal, los riesgos políticos --tras incrementarse en casi todos los países de la eurozona desde el comienzo de la crisis financiera internacional-- parecen interferir cada vez más en la aplicación de las reformas”, explicó.
Los resultados oficiales de las elecciones austriacas dieron como ganador el lunes a Alexander Van der Bellen, antiguo líder del Partido Verde de Austria, aventajando a su oponente de extrema derecha, Norbert Hofer, por un estrecho margen.
Ese resultado “pone de relieve el creciente sentimiento nacionalista en toda Europa, lo que aumenta el temor sobre el futuro de la integración de la Unión Europea”, señaló el martes en una nota Andrew Wishart, de Capital Economics.
El mes que viene los votantes acudirán a las urnas en Reino Unido para decidir si quieren permanecer en la UE. Días después se celebrarán elecciones generales en España después de que el fragmentado voto de los comicios de diciembre no posibilitara la formación de un nuevo gobierno.