miércoles, 25 de mayo de 2016

Bernie Sanders en Puerto Rico, o la hipocresía de la izquierda

Persiguen los mismos objetivos y el mismo odio feroz por los mercados, y en el fondo, no quieren un Puerto Rico libre, sino esclavizado al comunismo

Sanders prometió rescates a Puerto Rico que la legislación de EE.UU. le impedirá cumplir.  (Metro)
Sanders prometió rescates a Puerto Rico que la legislación de EE.UU. le impedirá cumplir. (Metro)
El senador socialista y precandidato presidencial por el Partido Demócrata Bernie Sanders estuvo esta semana en Puerto Rico, haciendo campaña para las primarias presidenciales demócratas del próximo 5 de junio, donde 60 delegados puertorriqueños están en juego. Pero lo más importante es que esta visita de Sanders sirvió para poner en evidencia la hipocresía de los campeones de la “justicia social” en Puerto Rico.



El equipo de campaña de Sanders realizó un mitin político en el recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico, la universidad pública de la isla, donde el senador vendió imagen de solidario con la crisis económica que vive la isla. Allí estuvo acompañado por líderes del Partido Poular Democrático que abogan por el status quo, líderes del izquierdista Partido del Pueblo Trabajador, quienes culpan a Estados Unidos a diario de la crisis) y en el public se podían ver simpatizantes independentistas.
Como era de esperarse Sanders no perdió tiempo para culpar (como siempre) a Wall Street de que Puerto Rico no pueda resolver su crisis de deuda pero lógicamente no entró en detalles de como Puerto Rico entró en la crisis y se endeudó ya que si lo hace entonces su campaña no tendría sentido ya que son las mismas políticas socialdemócratas que él busca implementar en Estados Unidos, las que llevaron a Puerto Rico a la ruina.
Sanders es un campeón de la “justicia social” y bajo ese eslogan, se encuentra el exceso de gasto público, la falta de libertad económica, corrupción, la falta de producción, la falta de empleo debido a la falta de producción, crimen, pobreza y dependencia masiva de los programas sociales del Estado. ¿Acaso esos no son los males que viven los puertorriqueños hoy día y de los cuales los fanáticos de Bernie en la isla se quejan a diario?
Bernie promueve un sistema de salud estatal, ¿acaso Puerto Rico no es la jurisdicción estadounidense con el sistema más cercano a un sistema de salud universal? Y voy más allá, ¿de qué ha servido?
Yo les voy a decir de qué ha servido. Ha servido para que gracias a la excesiva intervención del estado en la salud, cada día más personas dependan del seguro médico del gobierno. En lo único que ha resultado eso es en que los hospitales dejen de recibir ingresos por los servicios que prestan, forzándolos a despedir empleados; y que miles de médicos abandonen la isla por falta de ingresos, creando una escasez de médicos, en especial de médicos especialistas.
La izquierda en Puerto Rico culpa a las aseguradoras de esta crisis de salud como si las aseguradoras se regularan a sí mismas y no el Estado a ellas. Cuando le dices eso a un socialdemócrata, la contestación de éste es que el Gobierno no las fiscaliza y por eso aumentan los precios de las primas.
¿Cómo no van a aumentar el precio de las primas las aseguradoras, si el propio Gobierno les da luz verde al evitar la libre competencia entre ellas?
Es casi lo mismo a lo que ocurre en Estados Unidos con el Obamacare, creado por un cartel de aseguradoras, al obligar a los ciudadanos a tener un seguro médico. El famoso “derecho” a la salud terminó siendo una pesadilla de aumentos en las primas de seguro médico.
Lo más irónico de la visita de Sanders no es la gran ignorancia económica de las personas que lo siguen, ya que si, por ejemplo, una cuarta parte de la población entendiera qué fue lo que propuso cuando pidió que la Reserva Federal (Fed) “rescatara” a Puerto Rico, estoy seguro que casi nadie iría votar en las primarias demócratas.
Pero no los culpo: ¿por qué me voy a sorprender de que miles de jóvenes aplaudieran el mero hecho de que Sanders mencionara a la Fed, si en Puerto Rico todos los días escuchas a abogados “analistas” pedir “rescates” de la Fed sin saber lo que eso significa y el daño que eso le hace al dólar, simplemente porque la Fed lo hizo en el 2008 con los bancos?
Con ese argumento pasional, carente de toda lógica, se nota que estos “analistas” simplemente son unos personajes con corbata que creen que porque tienen foro ya son todos unos intelectuales. Por eso no culpo al ciudadano común que aplaude este tipo de discurso populista, porque el hombre que no se instruye siempre va a aplaudir al primero que le mencione palabras bonitas.
La visita de Sanders demostró que para la izquierda puertorriqueña, el verdadero enemigo no son los Estados Unidos, ni siquiera la colonia, que por décadas han criticado, sino el capitalismo.

El capitalismo, el sector privado y las libertades civiles, esos son los verdaderos enemigos de la izquierda puertorriqueña.
Quien iba a imaginarse que un puñado de estudiantes socialistas de la Universidad de Puerto Rico que por décadas se han caracterizado por hacer marchas en contra del imperialismo, el coloniaje, y los norteamericanos, iban a llenar a capacidad un auditorio para ir a escuchar en inglés el discurso de un politico estadounidense con la bandera del “imperio” detrás.
La visita de Sanders sirvió para ver el falso patriotismo de estos personajes. Tanto los estudiantes nacionalistas como los anexionistas que estuvieron allí presente demostraron que para ellos la libertad no es importante sino su ideal.
Para ser más claros, demostraron que si viven en una colonia completamente socialista con un Estado de bienestar fuera de control, con una economía socializada y centralizada, el colonialismo no sería un problema. Lo curioso es que ese precisamente el sistema que Puerto Rico vive hoy, tal parece que ellos lo que quieren aún más radical, posiblemente algo así como el Socialismo del Siglo 21 que tiene a Venezuela y Argentina en la miseria.