lunes, 6 de junio de 2016

EE.UU.: FARC y ELN son la principal amenaza terrorista del continente

El Gobierno de Estados Unidos destacó que Venezuela mantuvo en 2015 un “ambiente permisivo” que favorece el apoyo a grupos terroristas

terrorismo
El Departamento de Estado atribuyó el descenso del terrorismo al alto al fuego declarado por las FARC el año pasado. (Panorama)
El informe anual sobre terrorismo del Departamento de Estado de Estados Unidos establece que las FARC y el ELN son las principales amenazas terroristas del hemisferio occidental.
Aunque se hace referencia a las negociaciones que se desarrollan en La Habana entre el Gobierno y las FARC y a los diálogos exploratorios con el ELN, el informe afirma que ambas guerrillas (las únicas existentes en el hemisferio) persisten en cometer ataques terroristas en la región.



“Las principales amenazas terroristas en el hemisferio occidental provienen de las Fuerzas Armadas Revolucionarias Fuerzas de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), las que persisten en cometer la mayoría de los ataques terroristas en la región. Las negociaciones de paz entre las FARC y el Gobierno de Colombia se siguen llevando a cabo durante este año en Cuba. En 2015, el gobierno de Colombia continuó las conversaciones exploratorias de paz con el ELN, aunque las negociaciones formales no se iniciaron a finales de año, y el grupo continuó con sus actividades terroristas”, dice el informe.
Asimismo, sostiene que las formas más comunes de los atentados terroristas de estas guerrillas fueron el lanzamiento de morteros a las estaciones de policía o militares, artefactos explosivos colocados cerca de las carreteras y caminos, ataques de francotiradores, bloqueos de carreteras y emboscadas.
El informe analiza que, para 2015, “las estadísticas del gobierno colombiano mostraron una disminución en los ataques cometidos en 2014. Los ataques terroristas contra la infraestructura – incluyendo oleoductos y torres de energía – también disminuyeron en 2015 en comparación con 2014, según estadísticas del Ministerio de Defensa”.
De los ataques perpetrados, añade que las fuerzas de seguridad y edificios gubernamentales fueron los blancos más comunes de los terroristas, “sin olvidar las bajas de civiles que también ocurrieron durante el año”.
Según el análisis, los ataques fueron más comunes a lo largo de la frontera con Venezuela en los departamentos de Arauca, Norte de Santander y La Guajira; en los departamentos del suroeste: Nariño y Cauca; y en el noroccidente del departamento de Antioquia.

Otra amenaza

El informe habla también de la agrupación maoísta peruana Sendero Luminoso como una posible amenaza que “siguió activa, pero con fuerza reducida”. El número de miembros continuó disminuyendo en 2015 hasta cerrar su área de influencia en Perú.
El Departamento de Estado aclara, sin embargo, que las principales amenazas para la región no provienen de grupos terroristas, sino de “organizaciones criminales trasnacionales”, ligadas en ocasiones al narcotráfico.

La mayor amenaza global

La mayor amenaza global del terrorismo señalada en el informe fue el grupo yihadista Estado Islámico (EI), aunque asegura que perdió capacidad y control territorial en Irak y Siria.
“La capacidad y el control territorial del EI en Irak y Siria alcanzó su punto álgido en la primavera de 2015, pero empezó a erosionarse en la segunda mitad de 2015. A finales de 2015, el 40 por ciento del territorio controlado por el EI al inicio del año había sido liberado”, detalla el gobierno estadounidense.
Se indica que el EI perpetró ataques terroristas en Francia, Líbano y Turquía, lo que, según el análisis, “demuestra la capacidad de la organización para acometer planes letales más allá de Irak y Siria, y también sacó a la luz las debilidades de las medidas y sistemas de seguridad fronteriza internacional”.

Sobre Venezuela

El Departamento de Estado le dedicó un análisis en solitario a Venezuela. Allí asegura que el país sudamericano sigue sin cooperar con los esfuerzos antiterroristas de Washington y que el Gobierno liderado por Nicolás Maduro no ha tomado medidas contra altos funcionarios designados como cabecillas del narcotráfico por el Departamento del Tesoro norteamericano.
También asegura que Venezuela apoyó a “simpatizantes” de Hizbulá, miembros ligados a las FARC y al ELN, así como militantes del grupo terrorista ETA.
El informe reprocha que Venezuela no haya respondido a la petición del Gobierno español para extraditar al etarra José Ignacio de Juana Chaos, que está en busca y captura internacional desde 2010, y al que España reclama por delito de enaltecimiento del terrorismo.

Aliados

En otra parte del informe, califica a España como un “aliado capaz y excepcionalmente cooperativo” en la lucha contra el terrorismo internacional, especialmente en lo que se refiere a la disolución de las redes de reclutamiento de terroristas coordinados por el grupo yihadista del Estado Islámico (EI).
“España es un aliado capaz y excepcionalmente cooperativo en los esfuerzos para detener, condenar y castigar a terroristas”, manifestó en el informe correspondiente al año pasado.
Subrayó que “como miembro fundador de la Coalición Global contra el EI, España ha elevado sus ya proactivos esfuerzos para identificar y disolver el reclutamiento terrorista y las redes de asesoramiento de combatientes extranjeros”.