jueves, 26 de mayo de 2016

Consiguiendo una moneda mejor mediante competencia de divisas

gold coin
La competencia es buena.
Da lo mejor en deportistas. Da lo mejor en estudiantes. Da lo mejor en empresas.
Sin embargo, como los monopolios eliminan los efectos positivos de la competencia, tiene sentido revisar uno de los monopolios más perjudiciales que han existido nunca.
La mayoría de la gente probablemente esté de acuerdo en que los monopolios públicos como el servicio postal de Estados Unidos y el Departamento de Vehículos a Motor hacen un mal trabajo atendiendo al público, así que ¿por qué deberíamos también dar a los burócratas y monopolio sobre nuestro dinero?
No fue siempre así en Estados Unidos. Y unos pocos estados están por fin dando pasos hacia la ruptura del monopolio monetario que se ha desarrollado, impulsando así alternativas viables al dólar EEUU.



Arizona da pasos para permitir una moneda más libre

Este mismo mes, el Comité Normativo de la Cámara de Arizona votó unánimemente aprobar una propuesta de ley titulada sucintamente “Curso legal, impuestos, regulación” (Propuesta 1141 del Senado). Permite el uso de oro y plata como dinero de curso legal. Tal como define la propuesta, “curso legal” significa “un medio de intercambio, incluyendo monedas con contenido de metal precioso, que este autorizado por la constitución o el Congreso de Estados Unidos para el pago de deudas, cargas públicas, impuestos y tasas”.
Esta propuesta sirve para varios fines. Pero el primero es el más importante.
Según el Artículo I Sección 10 Cláusula 1 de la Constitución de EEUU, la aprobación de esta propuesta sería un paso haci algo que está permitido constitucionalmente con respecto al dinero. Esta cláusula dice: “Ningún Estado (…) legalizará cualquier cosa que no sea la moneda de oro y plata como medio de pago de las deudas”. Los legisladores, por principio, se aseguraron de no incluir dinero fiduciario respaldado por la llamada “fe y crédito integral de Estados Unidos” en su lista de cursos legales permisibles.
La segunda función de esta propuesta es eliminar el impuesto a las ventas en transacciones en las se compra oro o plata y transacciones en las que se uso oro o plata como moneda. Esta forma de recaudación de impuestos en la que los gobiernos estatales están haciendo el equivalente a cobrarte un impuesto por convertir un billete de cinco dólares en cinco billetes de un dólar, es uno de los instrumentos de pillaje más lamentables que tiene el gobierno para castigar a los tenedores de moneda material.
El tercer beneficio de la eventual aprobación de esta propuesta de Arizona sería el efecto a más largo plazo: permitir que el oro y la plata se usen como divisa abriría la puerta a divisas en competencia.
El control ejercido por los planificadores monetarios centrales se debilitaría al ver cómo su divisa sufre reveses a manos del mercado libre. Con una alternativa, una gran cantidad de ciudadanos pueden optar por no usar billetes de la Reserva Federal sin respaldo porque pueden imprimirse ad infinitum y han perdió más del 97% de su poder adquisitivo en los últimos 10 años.

Otros estados están también atacando el monopolio monetario

La propuesta de Atizona es importante, pero no deja de tener precedentes. Luisiana, Texas y otros gobiernos estatales también han empezado a redescubrir la importancia del oro y la plata y recientemente han dado pasos por vías similares.
Pero se necesita hacer mucho más a nivel estatal y federal. Y si el sistema del dólar EEUU continúa tambaleándose, podría quedar poco tiempo.
La competencia en el mercado trae al frente el bien de mayor calidad al precio más bajo posible. Presiona sobre los excesos e impone responsabilidad. A través de este sistema, se satisface la doble coincidencia de deseos y todos los actores del mercado están mejor. Pero cuando se imponen normas que solo permiten la existencia de un proveedor de bienes o servicios, el sistema  flaquea y se acumulan los abusos.
Ron Paul dijo una vez: “Permitir a personas y empresas usar divisas alternativas, especialmente divisas respaldadas por oro y plata, expondría todo el sistema podrido, porque el mercado preferiría estas divisas alternativas  salvo y hasta que el Fed impusiera repentinamente una disciplina radical sobre su inflación de dólares”.
Puede que vaya por el buen camino.