jueves, 9 de julio de 2015

Lecciones de Japón y Estados Unidos


Charlie Munger, vicepresidente de Berkshire Hathaway y mítico socio de Warren Buffett, no sólo es uno de los más exitosos inversores de las últimas décadas, sino que también destaca por su vasta sabiduría.

Uno de sus más acertados consejos es el de procurar siempre invertir los problemas. A menudo los problemas son difíciles de resolver de forma directa. Una buena forma de abordarlos, dice Munger, es pensar en qué puede ir mal, en posibles errores que podemos cometer, y tratar de evitarlos.


España debería imitar a Gibraltar

 
Gibraltar se ha convertido en una auténtica tradición veraniega. Es llegar agosto y el Peñón pasa a ocupar las portadas de los principales periódicos. En 2013 el protagonismo recayó en los polémicos bloques de hormigón lanzados por el Gobierno gibraltareño en la bahía de Algeciras, pero en 2014 la atención se centra en el increíble descubrimiento realizado por la Oficina Europea de la Lucha contra el Fraude (OLAF).
Resulta que el citado organismo comunitario sospecha ahora que en Gibraltar podrían desarrollarse actividades relacionadas con el contrabando de tabaco y el blanqueo de capitales. ¡Oh, sorpresa! Los investigadores... bien merecido tienen su sueldo ante tamaña revelación, sin duda. Sin embargo, lo interesante no radica en la veracidad o no de tales acusaciones, sino en la absurda y retrógrada reacción que ha suscitado entre las autoridades políticas españolas.


España es socialista

Manuel Llamas


Suele decirse que la clase política es reflejo de la sociedad que existe en un determinado país. Partiendo de esta hipótesis, y puesto que PP y PSOE son partidos de izquierda, en menor o mayor grado, la mayoría de españoles, en teoría, debería declararse abiertamente socialista. Esto es, precisamente, lo que viene a corroborar con datos concretos el estudio Values and Worldviews elaborado por la Fundación BBVA.


Venezuela en ruinas: los frutos del socialismo

Ignacio Moncada


"Huid del país donde uno ejerce todos los poderes: es un país de esclavos".
Simón Bolívar.
Venezuela es un país en ruinas. Resultan sobrecogedoras las imágenes de supermercados vacíos, arrasados. De una ciudadanía que pierde días enteros haciendo colas interminables con el único objetivo de comprar comida. De lamentables peleas multitudinarias para hacerse con los escasísimos productos básicos. Hay desabastecimiento de comida, agua potable, medicinas y hasta de papel higiénico. El riesgo de estallido social y de golpes políticos se ha disparado. La suspensión de pagos del gobierno bolivariano resulta inevitable. Por ello, su Presidente lleva dos semanas de gira por el mundo, mendigando un balón de oxígeno financiero a sus maltrechos aliados internacionales. Nicolás Maduro, como un paranoico, ha optado por culpar de todos los problemas económicos a una supuesta conspiración internacional encabezada por Washington. Es incapaz de reconocer que la causa del caos económico y social del país es del propio régimen que él preside con poderes absolutos. ¿Cómo ha podido caer Venezuela en una crisis humanitaria tan salvaje?


La mentalidad de la rapiña

Ignacio Moncada


"El Estado es la gran ficción a través de la cual todo el mundo trata de vivir a costa de todos los demás".
Frédéric Bastiat.
Decía Thomas Hobbes, célebre paladín del Estado absolutista, que el estado natural del ser humano es el de una guerra interminable de todos contra todos. Para el filósofo inglés, el hombre es un lobo para el hombre, un ser infinitamente egoísta y desprovisto de sentimientos morales. En un hipotético estado natural nadie se esforzaría en producir nada de valor, sino que todos se centrarían en mejorar sus técnicas de rapiña y en apropiarse del escaso fruto del trabajo ajeno. El ser humano caería en un perpetuo y destructivo equilibrio en el que cada uno se dedicaría a depredar a todos los demás. ¿Cuál sería, según Hobbes, la única solución posible? Que todos los individuos, mediante un misterioso contrato social, entreguen sus derechos naturales a un soberano con poderes absolutos: el Leviatán, el Estado absolutista. Y todo arreglado.


Cuando el Estado bloquea la innovación


La imprenta de tipos móviles, inventada por Johannes Gutenberg hacia 1440, revolucionó Europa. Permitió que los libros, antes bienes de lujo al alcance de unos pocos, pudieran empezar a producirse en masa y llegaran a las manos de la gente común. La innovación de Gutenberg fue clave para la llegada del Renacimiento, la difusión del conocimiento entre las masas y, en definitiva, el desarrollo del Viejo Continente. Sin embargo, en 1485, el sultán Bayezid II prohibió el uso de la imprenta en el Imperio Otomano por temor a que se propagaran nuevas ideas entre sus súbditos y se volvieran más difíciles de controlar. La prohibición duró al menos tres siglos. En consecuencia, en 1800 sólo un 2% de la población del Imperio Otomano estaba alfabetizada. En ocasiones los gobernantes bloquean la innovación para controlar mejor a sus gobernados.


El envilecimiento fiscal internacional


La crisis económica no sólo ha servido a Montoro para subirnos los impuestos en España. En el ámbito internacional hay una enorme cantidad de técnicos y burócratas en las estructuras paraestatales (OCDE, etc.) al servicio de los Gobiernos (especialmente del G20) para que estos aseguren sus recaudaciones fiscales en los niveles más elevados posibles.


Llamando a la rebelión

Raquel Merino Jara


Llamando a la rebelión, pero no a la de las masas, sino todo lo contrario: la rebelión de las minorías.
Estos días tan propicios para ver cine relajadamente en casa me han conducido a una película titulada Hannah Arendt, en honor a la filósofa judío alemana que emigró a EEUU en 1941 huyendo del régimen nazi. En la película, se relata el seguimiento que ella mismo dio para el New Yorker del proceso de Israel al coronel de las SS Adolf Eichmann, sus conclusiones y las enemistades que se creó con la comunidad judía.
Con independencia de su juicio personal alrededor de la responsabilidad última de Eichmann en la solución final, esta autora mantuvo un interés máximo en entender el origen de la maldad.



La legislación en materia de competencia es un verdadero despropósito teórico a la par que una herramienta aniquiladora de la misma competencia y la innovación.
Estas regulaciones tratan, según rezan las exposiciones de motivos de los diversos decretos y la propia teoría económica que les da cuartel, de perseguir el abuso de posición dominante de alguna compañía dentro de su sector. Se intentan, pues, limitar los efectos de los monopolios sobre los sufridos consumidores que soportan sus atropellos y sobre los pobres competidores que se enfrentan a unas barreras de entrada infranqueables.


Democracia y libertad

La democracia puede arrasar con todo, enturbiando la vida pública si el orden político acaba por tomar cierta deriva. Con la democracia en la mano, no son pocos los agentes sociales que encuentran justificación y legitimación a atropellos múltiples. Es una herramienta poderosísima en manos de demagogos y de masas fuera de sí.
El Premio Juan de Mariana 2015, Robert Higgs, reflexionó durante su discurso de recepción sobre la glorificada democracia. Parte de su argumentación puede encontrarse en escritos disponibles en internet.


miércoles, 8 de julio de 2015

La plata mexicana pierde brillo

El descenso de precios de los metales y la subida de impuestos lastran al primer productor

Una mina de plata en Zacatecas, México. / Bloomberg

La tierra lo ha gestado por siglos. Y la tradición lo ha convertido en riqueza. Las poblaciones prehispánicas de México ya conocían el valor de los minerales diseminados con exuberancia por todo lo largo y ancho del subsuelo. Se cimentaron en el arte refinado de la orfebrería y hasta donaron maravillas de oro y plata a los recién llegados de la otra orilla del Atlántico. La opulencia de minerales, culpable de haber manchado de sangre las tierras indígenas, es ahora una de las fortalezas industriales del país. México, el primer productor de plata del mundo y una de las principales potencias mineras del continente, está pasando hoy día por una mala racha. Los responsables: la drástica bajada de los precios de los metales y una repentina subida de impuestos dictada por el Gobierno central.


El acero subsidiado chino pone en jaque a la industria mexicana

México es el segundo mayor productor de Latinoamérica pero cada vez importa más de China. La industria anuncia 8.000 despidos


Factoría de acero en la localidad china de Qingdao / AFP
No es muy habitual ver juntos detrás de la misma pancarta en una manifestación a trabajadores y empresarios, sindicalistas y miembros de la patronal. El pasado uno de julio, en las calles de Monclova no faltó ni el alcalde. Más de 25.000 personas marcharon en este municipio del estado norteño de Coahuila donde se encuentran los altos hornos de fundición de acero más grandes del país. Desde el corazón de la siderurgia mexicana, la particular marcha transversal protestaba contra la competencia china, que ellos consideran desleal, y que con su exuberancia productiva ha inundado de acero barato el mercado echando por tierra los precios. La industria mexicana ha perdido más 8.000 empleos en los últimos meses y pide al Gobierno que los proteja.


El periodista Pedro Ferriz, asaltado en directo en la Ciudad de México

El comunicador fue víctima de un robo mientras transmitía en la red social Periscope

Imagen del momento del asalto.

En 41 años como periodista Pedro Ferriz nunca había transmitido en directo un asalto. Sucedió este miércoles, cuando el azar quiso que el informador de 64 años tuviera un papel protagónico en uno de los 44 robos que se registran diariamente en la Ciudad de México. “Estaba saliendo en vivo por Periscope [una aplicación de vídeo de Twitter], hasta que llegaron a tocarle a la persona que venía conmigo”, ha narrado el presentador a EL PAÍS. El asaltante arrebató relojes y móviles en un crimen que se ha vuelto viral en las redes sociales y que ha servido como botón de muestra de la inseguridad que se sufre en algunas zonas de la capital mexicana.