jueves, 26 de mayo de 2016

Intereses negativos: causas, consecuencias y ramificaciones.

Intereses negativos: causas, consecuencias y ramificaciones.

Dickson Buchanan
Artículo y análisis original de Dickson Buchanan
Los bancos centrales defienden la errónea creencia de que las tasas de interés negativas podrían ser el beso mágico que convertirá el sapo de su economía en un Príncipe Azul. ¿Pero, por qué piensan esto con exactitud? ¿Qué hace que Draghi, Kuroda y otros piensen que al imponer tasas de interés negativas van a estimular el crédito y los préstamos en sus respectivas economías?
Es importante entender la lógica detrás de este momento histórico de la historia monetaria mundial. Las tasas de interés negativas no tienen precedentes y muestran lo lejos que hemos llegado afuera del curso en términos de política relacionada con los mercados monetarios y crediticios. Ya esto está repercutiendo en el mundo con un efecto tremendo en varios países europeos y en Japón, y que pueden estar llegando a los EE.UU. eminentemente. Las tasas negativas también causarán importantes implicaciones para el oro.


¿Por qué tasas de interés negativas?
Las razones son muy simples. Después de haber probado la zanahoria sin mucho éxito, los bancos centrales se están moviendo hacia el uso de palitos para obtener el comportamiento que quieren.
Desde cero a bajas tasas de interés eran la zanahoria. Ofreciendo tarifas muy bajas con el fin de atraer el interés en los préstamos no se ha convertido en el robusto mercado de crédito que estaban esperando. Así que, ahora que están buscando utilizar un palo – la imposición de tasas de interés negativas. Esto efectivamente colocará una sanción, un impuesto, que incluso se aplicará a los bancos si no consiguen prestar el dinero suficiente para zacear el deseo de los bancos centrales.
Al igual que con el ZIRP, los bancos centrales van a descubrir  pro las malas que las tasas de interés negativas no son la pomada mágica que va a resucitar el vegetativo mercado crediticio. La falta de crédito disponible no es el problema. Estamos nadando en un océano abierto a los créditos. Más bien, el problema radica en que se maneje la demanda adecuadamente. Desde la perspectiva de los bancos, simplemente no hay suficientes prestatarios solventes. La solvencia precede a los préstamos. En nuestra economía saturada por la deuda, la solvencia es cada vez más extraña.

¿Qué harán los bancos?
Los bancos sólo podían absorber la pérdida de su capital y optar por no prestar a todos. Esto es lo que la mayoría de los bancos en Europa están haciendo. Muchos bancos optan por tomar simplemente la pérdida y comprar los bonos del Estado, porque no hay suficientes sujetos de crédito en el mercado privado. Con estos márgenes de beneficio más bajos, en contra de los deseos de Draghi, los bancos pueden encontrarse menos dispuestos a prestar.
Los bancos podían pasar las pérdidas a los depositantes. En lugar de recibir un interés minúsculo en tus depósitos, ahora tendrás que pagar para mantener tus fondos en el banco. Esto provocaría retiros masivos de dinero en efectivo que fijaría un piso debajo de la tasa negativa y reduciría drásticamente una gran fuente de financiación de los bancos. Podríamos concluir que estos no son los resultados ideales.
Tal vez la más demandante de todas las consecuencias como resultado de estos tipos de interés negativos son los incentivos perversos que se reproducen entre los bancos. Las tasas negativas impondrán las pérdidas constantes de tu capital durante el tiempo que lo tenga en el banco central. En otras palabras, los bancos están pagando el mantenimiento de las reservas del banco central. Este es un nuevo costo incluido al banco que no tenía antes. Mientras más profundo dentro del en territorio negativo el interés se meta, mayor será el costo. Mientras más tiempo lleve guardado el capital, mayor será el costo.
Por supuesto, la otra alternativa es participar en las operaciones de crédito con las empresas y las familias en la economía. Esto es lo que los bancos centrales están esperando. Sin embargo, si no hay buenas ofertas entonces la sanción impuesta por el Banco Central obliga a los bancos apegarse a préstamos más especulativos y de mayor riesgo. Dado que vale la pena ir a lo seguro con el banco central, muchos bancos optarán a jugar a lo arriesgado.
Sin embargo, las pérdidas potenciales de la arriesgada apuesta que salió mal podrían ser mucho más grandes y cuentan con un mayor daño colateral. Este es un territorio que sopla burbujas. Todo se ve bien hasta que, bueno, hasta que deja de  hacerlo.
¡De hecho, si las tasas caen más a fondo en el territorio negativo, incluso un banco puede verse obligado a tener que elegir entre dos alternativas, para ver con cuál va a perder menos! Si esto no es un claro síntoma de la destrucción del capital en nuestro sistema monetario y crediticio moderno, entonces, ¿Cuál será? Esto está empezando a ser una realidad en Europa. Pero no es así como se construyeron las grandes ciudades y las economías de Europa o del mundo. No es así como se creó la comida moderna y la cadena de suministro industrial. Esto representa el polo opuesto de las relaciones que han hecho que las civilizaciones humanas crezcan y prosperen. Así no es como se han creado ni la riqueza ni la prosperidad, esta es la forma en que se destruyen.
Conclusiones: Bienvenidos a la Matrix
No se equivoque, tasas de interés negativas no son una algo bueno y no son representativos de un libre mercado monetario o crediticio. Son una perversa contradicción a cómo deberían ser las verdaderas relaciones crediticias. El riesgo de dar nuestro capital por cierta duración de tiempo debería ser compensado adecuadamente a través de la tasa de interés. Tener que pagar una contraparte al préstamo a cabo su capital sin compensación alguna es una oferta contraria en la que nadie participaría si no hubiera mejores opciones disponibles. Y ahí está el problema, para los bancos de hoy y para los depositantes también, simplemente no hay muchas buenas opciones disponibles en nuestro sistema de planificación centralizada.
Esto nos lleva al corazón de lo que causó las tasas de interés negativas. Las tasas de interés negativas son el efecto a largo plazo de un Sistema de circuito crediticio cerrado que obliga que el capital fluya más hacia las entidades gubernamentales que, a ser de otra manera, a un sistema libre y abierto. La deuda pública se compra en cantidades cada vez mayores obligando a la producción y al rendimiento ir cada vez más y más abajo. La deuda total aumenta, mientras que las empresas productivas se contraen. No es un buen escenario.
La desaparición del rendimiento disponible en el mercado y la aparición de rendimientos negativos están aquí para quedarse. Lo importante es entender que a diferencia de Neo en la Matrix, no son anomalías sistémicas. Por el contrario, para usar una frase del arquitecto de la misma película son “inherentes a la programación de la matriz.” A pesar de los intentos de Yellen, Draghi y Kuroda, estos problemas persistirán hasta que se escrudiñen los principios de esa matriz.