viernes, 6 de enero de 2017

COLETIVISMO

Image result for colectivismo economico 
Colectivismo significa subyugar el individuo a un grupo – da lo mismo que sea una raza, una clase o un estado. El colectivismo sostiene que el hombre debe estar encadenado a la acción colectiva y al pensamiento colectivo en aras de lo que llaman “el bien común”.
– – –
El colectivismo sostiene que, en los asuntos humanos, el colectivo – la sociedad, la comunidad, la nación, el proletariado, la raza, etc. – es la unidad de realidad y el estándar de valor. Desde esta perspectiva, el individuo es real sólo como parte del grupo, y tiene valor sólo en la medida en que le sirve al grupo.

En la creación de riqueza no hay pastel que valga

En la creación de riqueza no hay pastel que valga 


Las metáforas (por usar una vieja metáfora) son armas de doble filo: a veces aclaran, a veces confunden. Y hay una metáfora que es responsable por una enorme confusión, una metáfora que aparece repetidamente en cualquier debate sobre la desigualdad de ingresos: que la riqueza es como un pastel.
“No importa cómo lo cortes, cuando hablamos de ingresos y de riqueza, los ricos se quedan con la mayor parte del pastel, y el resto con las sobras”, escribe un crítico de la desigualdad de ingresos. “Las personas que hoy están en el 1% más alto ganan una parte mayor del pastel de ingresos que las personas que estaban en el 1% hace 25 años”, señala el economista Russ Roberts.

Los Pobres y el Capitalismo

Los Pobres y el Capitalismo

 
Los Pobres y el Capitalismo: “¿Qué pasará con los pobres en una sociedad capitalista laissez-faire (o sea, con separación total de Estado y Economía)?”
“Les irá mucho mejor. Su nivel de vida aumentará en la medida que los hombres productivos son libres de producir más cosas, mejores y más baratas; algo así como un barco en el agua: cuando sube la marea, se elevan todos los barcos.”
“Podrás ayudarle a la gente a la que tú quieras ayudar, y todos los demás podrán hacer lo mismo.”
“Serán más ricos porque bajo laissez-faire tendrán todas las opciones y oportunidades que existen en una vida plena (más rica aún por la productividad sin sofocar de todos los demás), en vez de la versión de una vida mediocre que es todo lo que permite el Estado-niñera.”

Estado del bienestar

Estado del bienestar 

estado-del-bienestar 
“Moral y económicamente, el estado del bienestar crea una fuerza decadente cada vez más acelerada”.
——-
Dado que las cosas que el hombre necesita para sobrevivir han de ser producidas, y dado que la naturaleza no garantiza el éxito de ningún esfuerzo humano, no hay y no puede haber tal cosa como garantía de seguridad económica. El empleador que te da un trabajo no tiene ninguna garantía de que su negocio seguirá existiendo, o de que sus clientes seguirán comprando sus productos o servicios. Los clientes no tienen ninguna garantía de que siempre podrán y estarán interesados en hacer negocios con él, ni tampoco de cuáles serán sus necesidades, gustos o ingresos en el futuro. Si te jubilas y te vas a vivir a una granja auto-suficiente, no tienes ninguna garantía que te proteja de lo que una inundación o un huracán puedan hacerle a tus tierras y a tus cosechas. Si se lo entregas todo al gobierno y le das poder total para planificar la economía entera, eso tampoco garantizará tu seguridad económica; lo que sí garantizará es que la nación entera caiga a un nivel miserable de pobreza — como los resultados prácticos de todas las economías totalitarias, comunistas o fascistas, han demostrado.

Oro y Libertad Económica

Oro y Libertad Económica 

El antagonismo prácticamente histérico contra el patrón oro es algo que todos los estatistas tienen en común. Parecen apreciar – quizás más clara y profundamente que muchos defensores del laissez faire –  que el oro y la libertad económica son inseparables, que el patrón oro es un instrumento del laissez faire, y que el uno implica y requiere al otro. Para entender la razón de este antagonismo, primero es necesario entender el papel específico que juega el oro en una sociedad libre.
El dinero es el común denominador de todas las transacciones económicas. Es ese bien que sirve como medio de intercambio, es universalmente aceptado por todos los participantes en una economía de intercambio como pago por los bienes y servicios, y por tanto, puede ser usado como referencia del valor de mercado y como depósito de valor, es decir, como medio de ahorro.

Lección de Economía: Competencia no es Conflicto

Lección de Economía: Competencia no es Conflicto 


competencia
“Competir en destrucción es lo contrario a competir en producción”.
“La competencia afecta la composición de la producción, pero países enteros no pueden ganar o perder “la competencia global”. Lo único que ocurre es que, al fomentar la especialización y así ampliar la producción mundial, la competencia en el comercio internacional hace que todos los países sean ganadores”. (Interesante lección de economía sobre un tema de actualidad – por Harry Binswanger)
En un reciente discurso, el presidente Obama dijo: “Estamos viviendo en tiempos nuevos y desafiantes, en los que la tecnología ha hecho la competencia más fácil y más feroz que nunca… Países de todo el mundo están subiendo sus apuestas y dándoles a sus trabajadores y a sus empresas todas las ventajas posibles.


El problema es el gobierno, no “la codicia egoísta”

El problema es el gobierno, no “la codicia egoísta”

 
Al impedir la posibilidad de fracaso, el gobierno nos impide el éxito.
# # #
¿De dónde obtiene su poder la Izquierda? De una fuente esencial: de un estándar errado de moralidad, de una norma falsa de “el bien y el mal”. El sacrificio es supuestamente el bien; el interés propio es el mal. La Izquierda acusa de todos los desastres sociales y económicos a la “codicia egoísta”. ¿Qué causó el colapso financiero, según la Izquierda? La codicia egoísta de los banqueros en todo el mundo. ¿Por qué fue aprobada la medicina socializada de Obama? Porque hay gente que tiene necesidades, y los avariciosos deben servir a los necesitados.

Los gobiernos no crean prosperidad

Los gobiernos no crean prosperidad 

 
Los políticos dicen que crean puestos de trabajo, pero realmente no es así. O más bien, raramente crean puestos de trabajo productivos. El gobierno no tiene dinero propio. Lo único que hace es tomar recursos de un grupo y dárselos a otro. Los faraones podrían haber alegado que crearon trabajo cuando ordenaron construir las pirámides, pero piensa cuánto más ricos (y libres) habrían sido los egipcios si se les hubiese permitido perseguir sus propios intereses.
Son los individuos en el mercado los que crean verdaderos puestos de trabajo, siempre que sus vidas y su propiedad estén protegidas por la ley.

Altruismo: La Raíz Moral de la Crisis Financiera

 
 La crisis financiera es, ante todo, una crisis moral. Para acabar con la crisis debemos reconocer que fue el gobierno quien la causó, y exigir que el gobierno empiece a apartar sus coercitivas manos de la economía.
. . .
Las intervenciones gubernamentales están causando estragos una vez más en el sistema financiero de los Estados Unidos y en la seguridad económica de millones de americanos – una trágica reproducción de crisis anteriores. En 2008-2009, por segunda vez en esta década (la primera fue en 2000-2002), el valor de las acciones negociadas en bolsa cayó en un 50% – pero en esta ocasión con una bajada adicional en el precio medio de las casas, que cayó un 23% desde su máximo en 2007. De esa forma, las familias americanas han sufrido declives de 8 y 4 billones de dólares, respectivamente, en el valor de sus dos principales activos – acciones y casas – y una caída de un 20% en su patrimonio neto respecto al valor máximo reciente.

El Dólar y la Pistola

El Dólar y la Pistola 

el-dolar-y-la-pistola 
El Dólar y la Pistola – por Harry Binswanger
Para quienes defienden el capitalismo, el siguiente escenario es más que familiar.
Estás en una conversación con alguien conocido, y acabáis hablando de política. Dejas claro que estás a favor del capitalismo, del capitalismo laissez faire. De forma elocuente, explicas los argumentos a favor del capitalismo en términos de los derechos del hombre, de prohibir la fuerza física, y de limitar el gobierno a la función de proteger la libertad individual. Parece claro, simple, incontestable. Pero en vez de ver cómo se le enciende la bombilla a tu interlocutor, ves conmoción, desconcierto, antagonismo. A la primera oportunidad, se apresura en objetar: