martes, 19 de julio de 2016

Nuestro Pasado Económico: El Ascenso de Occidente

Nuestro Pasado Económico: El Ascenso de Occidente

Por Robert Higgs
 
A lo largo de la historia humana, la privación material y la inseguridad crónica fueron la norma. Ni aun aquellos en la cima del status social y del poder político, podían disfrutar de las comodidades y de los placeres del consumidor que la gente “pobre” da por sentados hoy día en occidente. Ocasionalmente, ciertas poblaciones la pasaron algo mejor—en Grecia y Roma antiguas, quizás, y en China durante la Dinastía Sung (960–1279)—pero aquellos fueron casos excepcionales.
Recién en el siglo catorce, el pueblo chino disfrutó probablemente del mayor nivel de vida de cualquier gran población. Recuérdese el asombro con el cual los europeos recibieron la descripción de Marco Polo sobre China a finales del siglo trece, aunque, como Polo declaró en su lecho de muerte, él no había descrito ni la mitad de lo que había visto. [1]

La secta más criminal de la historia

El imperativo moral del mercado

El imperativo moral del mercado

Friedrich_von_Hayek Por Friedrich A. Hayek
[Este artículo apareció originalmente en The Unfinished Agenda: Essays on the Political Economy of Government Policy in Honour of Arthur Seldon (1986).]

En 1936, año en el que (por pura coincidencia) John Maynard Keynes publicó la Teoría General, mientras preparaba mi discurso presidencial para el London Economic Club, vi de repente que mi labor anterior en las diferentes ramas de la economía tenían una raíz común. Esta idea de que el sistema de precios era realmente un instrumento que había permitido a millones de personas ajustar sus esfuerzos a los acontecimientos, exigencias y condiciones sobre las que no tenían conocimiento concreto ni directo, y que la completa coordinación de toda la economía mundial se debía a ciertas prácticas y usos que habían surgido inconscientemente. El problema que había identificado por primera vez estudiando las fluctuaciones de la industria (que las falsas señales de precios desorientaban los esfuerzos humanos) luego lo continué en otras ramas de la disciplina.

La “Justicia Social” como antítesis de la justicia

Objetivismo: Ayn Rand y los fundamentos filosóficos del Capitalismo

Ludwig von Mises

Simón Bolivar: El Caudillo, el populismo y la democracia

Simón Bolivar: El Caudillo, el populismo y la democracia

BolivarPor Álvaro Vargas Llosa
The New Republic -
Hace diez años, escribí un libro titulado “Manual del perfecto idiota latinoamericano” con el escritor colombiano Plinio A. Mendoza y el escritor cubano Carlos A. Montaner. A menudo nos han preguntado cómo logramos ponernos de acuerdo en cada frase. Lo cierto es que no lo hicimos. Tuvimos importantes desavenencias. Como colombiano, Plinio era un gran admirador de Simón Bolívar, el héroe venezolano que liberó a su nación de España a comienzos del siglo diecinueve. Como persona oriunda del Perú, yo sentía recelos ante el hombre que había asumido el título de dictador del país donde nací. En un momento dado, la discusión sobre Bolívar se tornó tan severa que parecía que tendríamos que desistir del capítulo sobre el nacionalismo, en el cual Bolívar--un hombre menudo que bebía poco, bailaba como un dios, jamás fumó, tenía predilección por la hamaca, era un erotómano incurable y apenas empleaba el benigno "carajo" como palabrota--era una figura central. Pero sin ese capítulo, no había libro. Al final, ambos hicimos concesiones para salvarlo.

La privatización del mar

La privatización del mar

Sea
En el presente trabajo no se pretende sugerir una política pública ni un plan de gobierno determinado, sino describir un probable proceso de generación de nuevos derechos sobre el mar.

Se trata, en cierta forma, de un ensayo de futurología jurídica, pues lo único con lo que se cuenta es con algunos instrumentos teóricos y con ciertas hipótesis acerca de la evolución futura de los principales problemas del mar. No se trata, pues, de un trabajo con información científica detallada ni que pretenda innovar en el estudio de la vida marina.
La tesis básica sobre la que descansa este ensayo es que el derecho no es resultado de la voluntad humana sino de la acción humana. El primero en proponerla fue Friedrich Hayek y se fundamenta en la idea de que el orden es espontáneo en una sociedad y que a partir de ese orden se van produciendo determinadas soluciones que nadie imaginó deliberadamente.

El lenguaje, la moneda y el derecho son los ejemplos prototípicos que Hayek presentó en su filosofía social. Destacó estas producciones por oposición con las cosas naturales y con las cosas artificiales. Las primeras, creadas por las fuerzas de la naturaleza; las segundas, por la voluntad deliberada de un inventor.

Monday, July 18, 2016

GEORGE CHAYA Occidente, víctima de su corrección política con el islamismo radical



Imagen: Youtube.

Los extremistas han tenido éxito en las percepciones de personas confundidas respecto de lo que es justo y lo que es injusto, sobre quién es amigo y quién, enemigo.

Más allá de cualquier debate ideológico y lejos de rozar la sensibilidad hipócrita de aquellos que se escudan en una supuesta islamofobia victimizante, es un hecho concreto la influencia del islam en los asesinatos que las organizaciones extremistas ejecutan sin piedad. Sobran ejemplos en los que el accionar y la presencia de la religión son un factor desencadenante de estos crímenes.
Como es lógico, ante la brutalidad que ejerce el extremismo, el desconocimiento sobre él y las excusas que provienen del propio islam ayudan a que las cosas parezcan ponerse cada vez más difíciles para funcionarios, analistas políticos y periodistas occidentales. Esto es notorio frente a la creciente expansión del terrorismo, más aún cuando se trata de abordar y lidiar con algo que nunca han podido entender.


GEORGE CHAYA Golpe (o autogolpe) controlado en Turquía

 
El jefe del estado mayor turco, el general Umit Dundar, declaró el sábado muy temprano que los militares leales han retomado el control del país y que por estas horas se están dedicando a purgar a los miembros del movimiento que siguen al clérigo islamista Gülen, a quien se acusa de fogonear el intento de golpe de estado.
El Presidente Recep Tayyip Erdogan logró recuperar el control del país desde la madrugada del sábado después de que multitudes de ciudadanos respondieron a su llamado para que salieran a las calles, lo que hizo que decenas de rebeldes abandonaron sus tanques después del intento de golpe de Estado por parte de un sector militar contrario a sus políticas.