domingo, 10 de julio de 2016

La sorprendente relación entre el mercado de acciones y la economía

Andrés Cardenal
Andres Cardenal es Analista de Sala de Inversión América.
Los mercados de acciones y la economía real están claramente relacionados, aunque la interacción entre ambos suele ser bastante más compleja de lo que habitualmente se piensa.
Analizando los retornos históricos, se observa claramente que conviene tener una mirada dinámica e inteligente sobre la evolución de la economía real y sus efectos sobre el mercado de acciones.
Así las cosas, los períodos de desempleo relativamente elevado implican precios de compra atractivos y un amplio margen de mejora para los indicadores económicos. A medida que el crecimiento recobra sus fuerzas, es habitual que esto tenga un efecto positivo sobre los precios, especialmente teniendo en cuenta que partimos de niveles de valuación convenientemente bajos.

Venezuela, peligrosamente cerca de la hiperinflación

Steve Hanke
 
Steve H. Hanke es profesor de economía aplicada en la Johns Hopkins University en Baltimore. Hanke se desempeña como presidente del Toronto Trust Argentina en Buenos Aires, el fondo mutual con el mejor desempeño en el mundo en 1995. Ha sido asesor de varios gobiernos en un diverso conjunto de temas políticos. Actualmente es consejero estatal y asesor del presidente de Montenegro y asesor del ministro de economía y finanzas de Ecuador. En 1998. Hanke fue nombrado una de las 25 personas más influyentes en el mundo por la revista World Trade, y un Asociado Distinguido de la International Atlantic Economic Society.
La historia de la economía venezolana y su moneda en problemas, el bolívar fuerte, puede resumirse con la siguiente frase: “de mal a peor” -una y otra vez. Si, la situación continuamente en deterioro en Venezuela ha empeorado todavía más.
En una respuesta nerviosa y mal concebida a los problemas económicos del país, el presidente venezolano Nicolás Maduro ha pedido poderes de emergencia sobre la economía. El gobierno de Maduro recientemente anunció planes de instituir un nuevo tipo cambio para los turistas en un intento de controlar el contrabando de moneda inducido por las oportunidades de arbitraje.


El precio de la libertad

Karelys Abarca
Karelys Abarca es Economista, egresada de la Universidad Central de Venezuela, y Profesora-Investigadora en la Facultad de Economía de esta casa de estudios. Ha sido dos veces Premio Nacional Alberto Adriani, galardón otorgado por el Banco Central de Venezuela y la Fundación Alberto Adriani. Twitter: @karelitabarca
La ciencia económica nació liberal, lo que significa que desde los primeros economistas científicos ya se había identificado que las libertades civiles son fundamentales para el desarrollo del sistema de mercado. De allí que el “laissez faire, laissez passer” que adopta Adam Smith de los fisiócratas franceses, no representa solamente el mensaje de la clase productora al Estado monárquico, sino también un reconocimiento de la libertad como premisa fundamental para el bienestar material de la sociedad.


La Escuela Austríaca en la ciencia económica

Karelys Abarca
Arbol
Karelys Abarca es Economista, egresada de la Universidad Central de Venezuela, y Profesora-Investigadora en la Facultad de Economía de esta casa de estudios. Ha sido dos veces Premio Nacional Alberto Adriani, galardón otorgado por el Banco Central de Venezuela y la Fundación Alberto Adriani. Twitter: @karelitabarca
Carl Menger fue el fundador de la Escuela Austríaca de economía, una de las menos divulgadas entre las que provocaron la revolución marginalista a finales del siglo XIX. Su primer libro, Gründsätze der Volkswirtschaftslehre (Principios de Enseñanza de Economía Política) hace importantes críticas a la economía clásica, pues presenta una teoría del valor antagónica a la corriente de pensamiento predominante. De acuerdo a esta visión son los precios de los bienes los que determinan los costos de producción y no al contrario. Carl Menger realizó también una profunda investigación sobre la moneda, donde explora la evolución histórica del dinero, así como una teoría del valor monetario que sirvió de partida a otros pensadores de esta escuela, como Wieser y Von Mises.


G-20 busca impulsar crecimiento del comercio de cara al proteccionismo:

El fantasma del proteccionismo se ha cernido sobre el comercio global en momentos de un débil crecimiento económico y es una enorme preocupación para China.
Los ministros de Comercio del Grupo de las 20 economías industrializadas y en desarrollo, que concluyeron el domingo una reunión de dos días en Shanghái, aprobaron una estrategia para impulsar el crecimiento las exportaciones e importaciones y revertir una desaceleración del sector.
Shanghái. Frente al "preocupante" aumento del proteccionismo, los ministros de comercio de las principales economías del mundo acordaron reducir los costos del intercambio, elevar la coordinación de políticas y mejorar el financiamiento, dijo el domingo el ministro de Comercio de China, Gao Hucheng.
Los ministros de Comercio del Grupo de las 20 economías industrializadas y en desarrollo, que concluyeron el domingo una reunión de dos días en Shanghái, aprobaron una estrategia para impulsar el crecimiento las exportaciones e importaciones y revertir una desaceleración del sector.


Enrique Peña Nieto y el PRI en picada

Leo Zuckermann
 
Leo Zuckermann es analista político y académico mexicano. Posee una licenciatura en administración pública en El Colegio de México y una maestría en políticas públicas en la Universidad de Oxford (Inglaterra). Asimismo, cuenta con dos maestrías de la Universidad de Columbia, Nueva York, donde es candidato a doctor en ciencia política. Trabajó para la presidencia de la República en México y en la empresa consultora McKinsey and Company. Fue secretario general del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), donde actualmente es profesor afiliado de la División de Estudios Políticos. Su columna, Juegos de Poder, se publica de lunes a viernes en Excélsior, así como en distintos periódicos de varios estados de México. En radio, es conductor del programa Imagen Electoral que se trasmite en Grupo Imagen. En 2003, recibió el Premio Nacional de Periodismo.
Malos números para el presidente Peña y el PRI en la última encuesta de Buendía&Laredo publicada esta semana en El Universal. A finales de junio, que es cuando se le preguntó a una muestra representativa de mexicanos, observamos la peor calificación al desempeño presidencial de todo el sexenio y la menor identificación partidista con el PRI. ¿No deberían preocuparse en Los Pinos e Insurgentes Norte? ¿Hasta cuándo van a aceptar que les está yendo mal? ¿Hasta que Peña Nieto le entregue la banda presidencial a López Obrador o Margarita Zavala?


Presidente de cervecera peruana será el jefe del gabinete de ministros de Kuczynski

El primer ministro es el portavoz autorizado del presidente y el que coordina las políticas de los 18 ministerios del país sudamericano.
Fernando Zavala, un economista de 45 años que abraza la política de libre mercado, es presidente ejecutivo de la firma Backus, una subsidiaria local de SABMiller que se encamina a ser adquirida por la mayor cervecera del mundo Anheuser-Busch InBev.
Lima. El actual presidente de la mayor cervecera en Perú y ex ministro de Economía, Fernando Zavala, será el jefe del gabinete de ministros del próximo Gobierno del mandatario electo Pedro Pablo Kuczynski, dijo este viernes una fuente cercana al ejecutivo.
Zavala, un economista de 45 años que abraza la política de libre mercado, es presidente ejecutivo de la firma Backus, una subsidiaria local de SABMiller que se encamina a ser adquirida por la mayor cervecera del mundo Anheuser-Busch InBev.


Mandatario electo de Perú Kuczynski confirma que presidente de cervecera será su Primer Ministro

El primer ministro es el portavoz autorizado del presidente y quien coordina las políticas de los 18 ministerios del país sudamericano. Kuczynski había afirmado previamente que su Primer Ministro debía "ser conciliador".
Zavala, un economista de 45 años que abraza la política de libre mercado, es presidente ejecutivo de la firma Backus, una subsidiaria local de SABMiller que se encamina a ser adquirida por la mayor cervecera del mundo Anheuser-Busch InBev.
Lima. El mandatario electo de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, confirmó el domingo que el presidente de la mayor cervecera del país y ex ministro de Economía, Fernando Zavala, será el Primer Ministro de su Gobierno.
Zavala, un economista de 45 años que abraza la política de libre mercado, es presidente ejecutivo de la firma Backus, una subsidiaria local de SABMiller que se encamina a ser adquirida por la mayor cervecera del mundo Anheuser-Busch InBev.


Saturday, July 9, 2016

Las quiebras de Peña Nieto

Sergio Negrete Cárdenas


 
 
Pemex
México está en quiebra y resquebrajamiento. En muchos aspectos Enrique Peña Nieto no es un presidente sino un síndico tratando de administrar un desastre. Levantó la alfombra que por décadas había estado en la sala principal de la casa y encontró una cantidad inesperada de porquería. El piso bajo el grueso tapete no estaba listo para la limpieza, sino absolutamente podrido.

Las grietas han surgido en los lugares más inesperados. La excepcional reforma energética, se suponía, iba a traer raudales de inversiones y mantener al sector como fuente de ingresos para el Estado. Fue aprobada justo antes de que el petróleo iniciara su brutal desplome.

Los cantos de sirena del Estado

Los cantos de sirena del Estado

Por Robert Higgs
El Estado es la más destructiva institución concebida por los humanos, un incendio que puede ser controlado por muy poco tiempo, antes que se propaguen las llamas por todas partes. Lo que promueve el crecimiento del Estado debilita la defensa de los individuos y nada promueve más el crecimiento del Estado que una emergencia nacional.
La actividad fundamental del Estado es el robo, aunque le dan otro nombre --impuestos--, bajo la excusa de que se trata de una obligación, inclusive moral.

La cinta blanca

La cinta blanca

La cinta blanca 
Por Alvaro Vargas Llosa
Washington, DC—No sé si ganará el Oscar a la Mejor Película Extranjera —y el que una pariente extraordinariamente talentosa de este servidor sea directora de un film que compite en la misma categoría me desgarra la conciencia—, pero “La cinta blanca” del austriaco Michael Haneke es una de las mejores candidatas de que yo tenga memoria.
La película narra la historia de cómo el tejido de un mundo perfecto—un pueblo ficticio del norte de Alemania dominado por un terrateniente, un pastor y un médico en vísperas de la Primera Guerra Mundial—se deshilacha por completo.

El disparate del salario mínimo obligatorio

El disparate del salario mínimo obligatorio

Por José Azel
Cuando se trata del salario mínimo obligatorio, los políticos tropiezan unos con otros en un clásico caso de buenas intenciones y malas políticas. El presidente Obama ha llamado a elevar el salario mínimo a $10.10 la hora. Mrs. Clinton apoya un salario mínimo de $12.00, y Mr. Sanders apoya el reclamo de los sindicatos de elevarlo a $15.00 la hora.
Mi artículo sobre este tema hace tres años todavía mantiene mi record de e-mails insultantes recibidos, pero intentaré de nuevo.

No lloren por Estados Unidos todavía

No lloren por Estados Unidos todavía

Por Carlos Alberto Montaner
El señor Donald Trump asegura que bajo su presidencia Estados Unidos volverá a ser un país extraordinario.
Tan pronto triunfe en los comicios, afirma, recuperará los puestos de trabajo que, según él, se han trasladado a Asia o a México. Los inmigrantes ilegales y los terroristas no podrán franquear los muros erigidos en las fronteras. Las fuerzas armadas de su país serán otra vez imbatibles. Pulverizará a los enemigos islamistas. Los aliados tendrán que pagarle al gobierno federal por la presencia de tropas norteamericanas que impiden las invasiones extranjeras. Pondrá todo su peso como negociador experto en terminar o modificar los tratados de comercio libre que no favorezcan a Estados Unidos. El resto del planeta, en consecuencia, comenzará de nuevo a respetar y a admirar a su patria.

La economía en situación de extrema gravedad


La economía española se encuentra en una situación de extrema gravedad. La combinación de unos desequilibrios estructurales ni resueltos ni encauzados con la tormenta que azota la Eurozona coloca a España en un entorno crítico. Por añadidura, el paulatino cierre del acceso del sector privado a los mercados financieros junto a la creciente aversión al riesgo soberano español, consecuencia tanto del panorama presupuestario, financiero y económico interno como de la fórmula adoptada por los líderes de la Eurozona para resolver la crisis de deuda y bancaria amenazan con transformar los problemas de liquidez de la economía española en un problema de solvencia. En este contexto, la recaída en la recesión era inevitable.


Ojo con subir los impuestos


Los Presupuestos Generales del Estado para 2012 se enmarcan en un entorno definido por la necesidad de reducir el déficit público hasta el 5,3 por 100 del PIB, esto es, dos puntos y medio en un entorno recesivo. En dos ejercicios, España se ha comprometido a realizar un ajuste del agujero presupuestario de 5,5 puntos del PIB, un esfuerzo no realizado jamás por ningún Gobierno en tan breve espacio temporal. En este contexto, la presión sobre la política fiscal española no procede tan sólo de conseguir esa ambiciosa meta, sino también de la necesidad de eliminar las dudas que la derrota” del PP en Andalucía han creado en los mercados en el sentido de que éstos han considerado que el Gobierno Rajoy podría tener mayores dificultades para acometer el proceso de consolidación de las cuentas públicas.


Por qué no pueden subirse impuestos sólo a los ricos


La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) acaba de publicar un estudio muy interesante sobre la distribución de la carga fiscal entre las familias españolas. El titular más llamativo del informe ha sido el de que los hogares con menor renta pagan el mismo porcentaje de impuestos que los hogares de renta alta.
Y es que, en efecto, las familias con menor renta abonan un 28,21% sobre sus ingresos, mientras que el 1% de familias más ricas, apenas soportan una carga fiscal del 33,10%. En realidad, es necesario matizar que, por un lado, las rentas del primer quintil no están adecuadamente calculadas, ya que incluyen rendimientos negativos (lo cual reduce la base sobre la que se calcula el tipo impositivo, aparentando que éste es mucho mayor de lo que realmente es). A su vez, también hay que aclarar que estos cálculos no incluyen ni las cotizaciones sociales a cargo del empresario (que padecen en última instancia los trabajadores) ni tampoco el Impuesto de Sociedades (que soportan en última instancia los receptores de rentas del capital).


La educación política en Estados Unidos

MARIA BLANCO


La noticia del baile de partidos de Irene Lozano me pilla en Indianápolis. Desde aquí todo se ve distinto. Hace pocos días el debate Hillary Clinton y Bernie Sanders ocupaba las portadas de los diarios. Esta mañana la noticia era la lucha de tuits entre Jeff Bush y Donald Trump a costa del atentado del 11M. Trump recordaba a Bush que sucedió bajo el mandato de su hermano George y apuntaba que quien había sacado el tema era el propio Jeff al asegurar que no había sucedido nada malo bajo el mandato presidencial de Bush, jr. No se andan con remilgos en Estados Unidos. Y en unos meses, el vencedor de las primarias luchará por la presidencia sabiendo que cuenta con el respaldo del compañero de partido que perdió en las primarias. Eso debe escocer bastante. Pero forma parte del juego democrático. O debería ser así.


Contra los derechos sociales

 el-roto-rico
La lucha contra la desiguadad o por la consolidación de los derechos sociales son, realmente, lo que da forma al discurso político e ideológico de los socialistas o intervencionistas, valga la redundancia. Aunque, a decir verdad, en los últimos tiempos, la idea de derechos sociales se ha ido incorporando también, desafortunadamente, como elemento dinamizador del programa político y de la agenda de otras muchas corrientes políticas e intelectuales, a pesar de que, erróneamente, haya casos en los que pretendan erigirse como representantes o valedores del liberalismo.
Dicho lo anterior, habría que preguntarse en qué momento la socialdemocracia –sistema estructural y hegemónico tanto en España como en Europa– se quedó sin argumentos y se dispuso a elevar cada uno de sus propósitos a la categoría moral de derechos. Pero, sobre todo, habría que preguntarse por qué materializan esos supuestos derechos en una avanzadilla contra la libertad de los individuos y sus –esta vez sí– derechos más elementales, también llamados derechos negativos o, en conjunto, libertad negativa. Nos referimos, por supuesto, a la vida, la libertad y la propiedad privada.

Una alternativa liberal al Brexit


El Brexit ha supuesto un tsunami institucional con multitud de ideas solapadas y  contradictorias. Ni todos los partidarios de sacar al Reino Unido de la Unión Europea son xenófobos (aunque sí los hay) ni apoyar a la UE equivale abrazar la bandera de la libertad de movimientos de personas (los sirios hacinados en los campos turcos tendrían algo que decir al respecto), ni la integración entre sociedades pasa inexorablemente por la unificación política.
La unión política no es ni condición necesaria ni suficiente para que las sociedades puedan relacionarse por la vía de entretejer más y más lazos entre ellas
¿La Unión Europea es la unión de los europeos?
Una de las ideas que favorece que gran parte de la población se declare fervientemente europeísta quizá sea la de equiparar “sociedad” con “política” o “estado”, cuando en realidad la unión política no es ni condición necesaria ni suficiente para que las sociedades, a través de los individuos o grupos que la integran, puedan relacionarse por la vía de entretejer más y más lazos entre ellos. Esta idea también sirve de base para propugnar un poder político cada vez mayor: si el Estado, los políticos y burócratas, somos nosotros (el pueblo), ¿qué problema hay con su tamaño? ¿Por qué no una UE con un gobierno fuerte? ¿Qué riesgo puede haber en su deriva cada vez más intervencionista? La fusión de Estado y sociedad nos impide entender la peligrosa relación que hay entre la extensión del Poder y la preservación de la libertad del individuo (sociedad).


Johnson a la Casa Blanca


Qué buenas noticias nos llegan últimamente desde los Estados Unidos. La convención del Partido Libertario de ese país, celebrada en Orlando, ha actuado con la madurez propia de una formación que, a sus cuarenta y cinco años de vida, es consciente de la gran oportunidad que le brindan las circunstancias de 2016. Esa madurez ha llevado a los libertarios estadounidenses a elegir un ticket sólido, con posibilidades reales de alzarse con la victoria en noviembre, acabar con el odioso bipartidismo y frustrar las expectativas de sus candidatos, Hillary Clinton y Donald Trump.
La primera representa el establishment puro y duro de una Norteamérica tan socialdemocratizada que Eleanor Roosevelt lloraría de emoción. Clinton es la candidata del conglomerado de industrias armamentísticas y de los cárteles regulatorios y subvencionados como el de la automoción. Es la candidata de lo que allí denominan crony capitalism, una perversa distorsión del capitalismo que lo transforma en una maraña de redes clientelares y prebendas plasmadas en la legislación.


Muchas Noruegas


La semana pasada, a la vuelta del Brexit, Nigel Farage intervino en el Parlamento Europeo. Nunca me han caído bien ni él ni su partido, el UKIP, porque su rechazo a la Unión Europea se debe más a motivos nacionalistas que a una reflexión pro-Libertad acorde con nuestro tiempo. Sin embargo, me indignó ver cómo el jefe de los eurócratas, Jean-Claude Juncker, cuestionaba su presencia y se permitía incluso encararse con él para preguntarle “¿qué hace usted aquí?” Esto es el mundo al revés porque Farage, guste o no, sí tiene el mandato de una circunscripción electoral que le ha elegido para dirigirse a esa cámara. Quien no tiene la menor legitimidad democrática es, precisamente, Juncker. Y tampoco la tiene la Comisión Europea que preside. Es monumental la prepotencia de la oscura élite extractiva bruselense, ajena a todo voto y a todo control, al cuestionar a un eurodiputado electo que, sencillamente, dice cosas que ellos no quieren oír. Sobre esos cimientos se ha construido el entramado institucional europeo y cada vez parece tener peor arreglo. Es normal que el país cuna del parlamentarismo rechace un pseudoparlamento de cartón-piedra (generoso en privilegios para sus miembros, eso sí) y un poder ejecutivo ensoberbecido, opaco y ajeno a todo control, que además nos cuesta un riñón y recorta severamente nuestras libertades inmiscuyéndose en todo lo que hacemos.
Ya está bien de que la Unión Europea sirva como excusa para imponernos a todos decisiones que podríamos tomar individualmente, y para hacer ingeniería social, económica y cultural

La derecha es ignorante; pero la izquierda es malvada


Al leer unas declaraciones de Cristina Pedroche me vino a la cabeza el filósofo norteamericano John Searle. Que es como si un selfie subido a Instagram por Gerard Piqué hiciera pensar en un plano secuencia de Andréi Tarkovski o llegar a rememorar los siete tomos de En busca del tiempo perdido con un tuit de Donald Trump. El caso es que la guapa presentadora, además de apostar porque siempre querría más a David Muñoz que a los posibles hijos que pudieran tener (algo tan arriesgado como el tatuaje que se hizo Melanie Griffith con el nombre de Banderas), se proclamaba fan política de Alberto Garzón definiendo “ser de izquierdas” como “querer el bien para todo el mundo”. En ese momento, me zambullí en el recuerdo de otra entrevista como una magdalena proustiana en té.


Neoliberalismo neopopulista


El liberalismo ha estado en contra de todo tipo de absolutismos, del aristocrático al democrático, aunque, en ocasiones, ha sentido la contradictoria tentación del absolutismo liberal: la idea de que una élite tecnocrática sabe mejor que el pueblo lo que le conviene. Para ello, pensadores liberales han despreciado al pueblo calificándolo de “masa”, una mezcla de ignorancia enciclopédica y sesgos cognitivos que haría que sus juicios estuviesen condicionados por la pereza, la cobardía y/o la estupidez. Los liberales se dejan llevar, entonces, por la impaciencia y la pedantería, arrogándose la paradójica misión de convertirse en “vanguardia de la burguesía” para llevar a los supuestamente indocumentados y errados votantes, consumidores y ciudadanos hacia lo que verdaderamente es bueno para ellos.
Se ha preferido satanizar a los votantes euroescépticos tildándolos de “viejos”, “paletos” y otras lindezas

La destrucción de la democracia en Chile, hacia una memoria histórica verídica

Creo que estamos entrando en uno de esos momentos clave en los cuales se puede torcer definitivamente la historia de un país si se tolera la ilegalidad y el desquiciamiento violento de la acción política.

Los recientes hechos de violencia política me han llevado a desempolvar un ensayo que publiqué el año 2013 en el número 55 de la revista española La Ilustración Liberal. Creo que estamos entrando en uno de esos momentos clave en los cuales se puede torcer definitivamente la historia de un país si se tolera la ilegalidad y el desquiciamiento violento de la acción política. Eso le ocurrió ya una vez a Chile, el año 1967, y las consecuencias fueron terribles: pocos años después sucumbía nuestra democracia y el país se adentraba en una larga dictadura. De ello trata este texto que ojalá nos ayude a despertar antes de que sea tarde.


Axel y Gloria contra el Parque Jurásico

Con datos y argumentos contundentes, Kaiser y Álvarez corroen piezas del parque jurásico ideológico que la izquierda construyó con éxito en Chile durante los últimos años. Este ha sido de una eficacia notable y por eso líderes de la izquierda chilena han podido, sin sufrir costos políticos, celebrar a los Castro, alabar a los Honecker, aplaudir a la monarquía comunista de Corea del Norte o justificar la violencia de encapuchados contra la propiedad pública y privada.

Roberto Ampuero
Foro Líbero
El libro “El Engaño Populista”, del chileno Axel Kaiser y la guatemalteca Gloria Álvarez, instala a mi juicio tres valiosas dimensiones en el debate político-ideológico. Por una parte, ofrece una acertada radiografía del populismo y el estatismo actuales, de sus iconos Ernesto Guevara, Hugo Chávez, los hermanos Castro y Pablo Iglesias, y de sus fracasados modelos inspiradores, como los de Cuba o Venezuela. Y por otro lado, aporta a la consolidación de una generación de jóvenes intelectuales de corte liberal que, en Chile, también integran Hugo Herrera, Pablo Ortúzar, Julio Isamit, Cristóbal Bellolio, Jorge Gómez y Marcel Oppliger, entre otros. En tercer lugar, la obra propone cómo batallar concretamente contra las ideas populistas.