miércoles, 11 de mayo de 2016

El ordoliberalismo de Alemania "es el gran problema de la Eurozona"

elEconomista.es

  • Wolf: "La Eurozona padece una deficiencia de consumo e inversión"
  • Alemania está imponiendo su obsesión por el equilibrio presupuestario
  • Si Berlín no acepta otra política y las decisiones del BCE deberá dejar el euro
germany-flag.jpg

Martin Wolf, economista y redactor jefe del Financial Times, sostiene que Alemania está implantando su ideología económica en la Eurozona, lo que está sumiendo al área euro en una falta continua de demanda e inversión. Según Wolf, Alemania está imponiendo el ordoliberalismo, una corriente que cuenta con tres dogmas: "Un equilibrio presupuestario eterno, la estabilidad de precios y la flexibilidad de los mismos".



Esta situación está llevando a Alemania y a la Eurozona a incurrir en superávits por cuenta corriente enormes. En 2016 se prevé que la Eurozona consiga un superávit histórico que alcance el 5% del PIB, es decir, el área euro se está convirtiendo en acreedor del resto del mundo posiblemente por un exceso de ahorro combinado con escasez de inversión y consumo. Está situación está siendo un gran obstáculo para que el PIB crezca con fuerza, se cree empleo, los salarios suban y con ellos los precios.
"Lo que está ocurriendo es que se está convirtiendo a la Eurozona en una Alemania débil... Cada miembro del área euro prevé incurrir en un equilibrio o superávit por cuenta corriente este año. La Eurozona es ahora dependiente de la voluntad de otros para gastar", explica el redactor jefe del Financial Times. 
Pero al resto del mundo al que se está dirigiendo el exceso de ahorro de la Eurozona "se está mostrando muy cauteloso. Además, el BCE ha adoptado los tipos de interés negativos por lo que esos ahorros tienen ahora un valor muy pequeño", explica Wolf.
Estas políticas del BCE son muy impopulares en los países que mayor exceso de ahorro tienen, es decir, los que incurren en mayores superávit por cuenta corriente. Alemania y Holanda lideran esta clasificación, "por lo que las decisiones del BCE han contado con la oposición de algunos de estos países acreedores".

Combatir la inflación

Sin embargo, el BCE está haciendo lo correcto según Wolf, puesto que la amenazante deflación "es un peligro que no hay que ignorar. La deflación aumentaría el endeudamiento real, socavaría la flexibilidad de los salarios e incluso pone en peligro la eficacia de la política monetaria. Una espiral deflacionaria sería una amenaza más grandes que las que plantean los tipos negativos".
Wolf concluye explicando que la Eurozona debe encontrar un equilibrio, el superávit por cuenta corriente de Alemania (8,5% sobre el PIB) es un desequilibrio excesivo que daña la economía del área euro en su conjunto. "Hay una gran deficiencia de demanda en la economía más grande de la Eurozona y eso es algo muy problemático". En Alemania todos los agentes (empresas, familias y el Estado) están en equilibrio o presentan un exceso de ahorro.
"Los intereses e ideas de Alemania son de gran importancia para el área euro. Pero no deben determinarlo todo. Si desde Alemania se cree que otra política debilita la legitimidad del proyecto europeo, ellos debería salir de la Eurozona. Si el país decide mantenerse en euro deberá aceptar el trabajo del BCE", concluye el economista británico.