jueves, 26 de mayo de 2016

Bluff de Janet Yellen y soberbia de Mario Draghi


Bluff de Janet Yellen y soberbia de Mario Draghi

Dickson Buchanan
Este artículo fue escrito por Dickson Buchanan, Especialista en Metales Precisos. Todas las opiniones expresadas son personales y no reflejan necesariamente los puntos de vista de Peter Schiff o SchiffOro.
El panorama monetario de hoy se ve bastante sombrío. Estamos en el medio de una disminución perenne en la tasa de interés. Los bancos centrales están convencidos de que pueden sacarnos de este lío. Sin embargo, ¿realmente pueden hacerlo?
Janet Yellen tímidamente intentó ir en contra de la tendencia a lo largo década elevando las tasas a finales del año pasado. Pero al final no ha logrado buenos resultados. De hecho, las tasas en realidad disminuyeron a pesar de su anuncio y posterior plan para mantener las tasas altas a lo largo del año.


Bluff de Janet Yellen
Bluff de Janet Yellen
Yellen: “¿Aumentar las tasas? ¡Sí, podemos aumentar las tasas, no hay problema! “. En un juego de póquer, a esto se le llama bluff.
Si no es obvio ya, debería ser muy evidente pronto. Los bancos centrales tienen mucha menos influencia sobre la tasa de interés de lo que creemos. Pero esto no quiere decir que no tengan influencia alguna. Sin duda la tienen. Y por cada pedazo de influencia que tengan, más deberíamos estar en contra de que sea así si realmente queremos mercados libres para el dinero y el crédito.
Esto resulta cierto si nos fijamos en los antecedentes de la Fed y en el otro lado de la tasa de interés también. Bajo el régimen de Bernanke, la Fed supuestamente “bajó la tasa de interés” varias veces en 2007-2008. Sin embargo, una vez más si vemos desde más lejos, una narrativa diferente comienza a emerger.
En el siguiente gráfico, cortesía de Keith Weiner, se muestra que la tasa de interés ha estado en una tendencia a la baja a largo plazo desde finales de los 70s y principios de los 80s.
Bluff de Janet Yellen
Una vez más, con esta visión a largo plazo en mente, se hace evidente que la Reserva Federal, junto con todos los demás, se ve a sí misma barrida por una poderosa tendencia a largo plazo sin muy buenas respuestas o planes para salir de ella. Debería estar claro ahora que la Fed a menudo seguirá el mercado en general, en vez de dirigirlo.
Esta cita de Inversiones Alhambra Partners da a entender este punto:
La Fed no conduce, solo sigue. Sigue el mercado porque francamente, no puede ser de otra manera. La Fed no es ahora ni nunca ha sido lo suficientemente potente como para superar el mercado y obligarlo a doblarse a su voluntad. Y la semana pasada nos dieron más evidencia de que a pesar de décadas de práctica, los años de ensayo y error, la tortura de los montones de datos con procesadores cada vez más potentes, la Fed aún no ha dominado este juego de pronósticos ante la opinión de millones de agregados comerciantes y los inversores incorporados al que llamamos ‘el mercado’ “.
Para cualquier persona que seriamente estaba esperando que el anuncio de Yellen fuera una señal de la recuperación económica de los Estados Unidos, o incluso en las tasas de interés, tiene que estar profundamente preocupada. Las tasas de interés no van a ninguna parte sino hacia abajo. Las tasas de interés negativas son ya una realidad en Europa y en Japón. Hay pocas dudas alrededor de la idea de que con el tiempo esto pasará en los EE.UU.. Yellen incluso ha insinuado esta posibilidad. Todo esto sirve para proyectar una sombra de duda sobre la capacidad de los bancos centrales para hacer realidad sus promesas.
Después de habernos enfocado en Yellen, prestemos nuestra atención ahora a Mario Draghi y al el Banco Central Europeo. Sin lugar a dudas, Draghi tiene una personalidad diferente a la de Yellen. Él se maneja a sí mismo con bravuconería y tiende a hacer declaraciones audaces. Quizás el momento de fama que definió a Draghi fue en el verano del 2012, cuando apareció en público y se comprometió de manera espectacular “para hacer lo que sea necesario para preservar el euro, y créanme, será suficiente”.
Casi cuatro años más tarde, nadie puede dudar de que Draghi ciertamente ha hecho muchas cosas. De hecho, durante su mandato como presidente del BCE, casi uno de cada cuatro reuniones de política dio lugar a algún tipo de paquete de estímulo monetario. Sin embargo, al final del día, ¿qué tienen que hacer el euro y eurozona para demostrarlo? ¿Cómo exactamente se puede validar la hipótesis de preservar el euro de Draghi? Y ¿a qué costo? Si usamos sus propias métricas, él está todavía muy por debajo del objetivo de inflación del 2% que ha señalado. Los niveles oficiales de inflación han estado constantemente llegando a cerca de cero e incluso se han reportado en niveles negativos unas cuantas veces. Ellos se sitúan actualmente en torno al 0,2%. Eso es un largo camino desde el 2%. Este uso repetido a pesar de “medidas no convencionales” con el fin de alcanzar estos objetivos antes declarados, que en algún momento tendrán que desarrollarse. En realidad, nadie sabe lo cómo será la cosa, pero teniendo en cuenta la magnitud del estímulo que hemos visto hasta ahora, aparentemente no será tan bonito.
Hay un montón de problemas con el euro y eurozona. Algunos de los problemas del euro son únicamente para el euro, mientras que otros son los mismos problemas fundamentales que el dólar tiene aquí en los EE.UU.. A pesar de su personalidad y diferencias geopolíticas, tanto Yellen y Draghi comparten un problema en común – ambos están atrapados en fuerzas mucho mayores que el poder que poseen cada uno de forma individual o colectiva. Yellen no puede hacer una subida o caída de los tipos de intereses y Draghi no puede levantar la tasa de inflación sin importar lo duro que sople y resople. Ambos están trabajando en contra de años de un fuerte impulso puesto en marcha mucho antes de que ellos tomaron su juramento de oficina. Como dijo Gandalf en la escena de las Minas de Moria, “Este enemigo está más allá de cualquiera de ustedes. ¡CORRAN!”
¿Quién es el Balrog? El Balrog es la eventualidad de un sistema monetario basado en la deuda cerrada que carece de cualquier mecanismo de retroalimentación para saber cómo se establece el tipo de interés. Y ese vacío, es exactamente donde las tasas de interés y las monedas fiat van a terminar.
En el Vacío.
Al igual que las promesas de nuestros bancos centrales.
Máster en Economía de la Escuela Austriaca de la Universidad de Rey Juan Carlos en Madrid, Dickson Buchanan Jr. es Director de Desarrollo Internacional para SchiffOro.com la expansión a Latinoamérica de Schiffgold, LLC la empresa de Peter Schiff dedicada a la compraventa de los metales preciosos. En esta capacidad trabaja en asuntos de investigación y análisis de los mercados financieros sobre todo los mercados de oro y plata. Escribe y publica con regularidad en temas relacionados con la importancia del oro. Sus áreas de interés son la teoría monetaria, teoría de capital, empresarialidad e historia del pensamiento económico.