lunes, 9 de noviembre de 2015

La obra de Angus Deaton

Iván Alonso obtuvo su PhD. en Economía de la Universidad de California en Los Ángeles y es miembro de la Mont Pelerin Society.

Tarde o temprano tenía que recibir el Premio Nobel el economista escocés Angus Deaton. “Tenía que” es un decir, porque la ponderación de los méritos de tantos posibles ganadores es inevitablemente subjetiva. A veces las decisiones de la Academia Sueca nos han parecido fantásticas; otras, no tanto. La elección de Deaton está felizmente en el primer grupo. ¿Qué ha hecho para recibir esta distinción?


México: Libre competencia

Isaac Katz es investigador y catedrático del Instituto Autónomo de México.

La semana pasada lancé la siguiente pregunta en Twitter: “¿la libre competencia debe ser una bandera de la izquierda?” Obtuve 214 respuestas con un 53% estando de acuerdo. Aunque obviamente no hay validez estadística, dado el número de respuestas y, supongo, el perfil de mis seguidores en esta red social, no dejó de llamarme la atención que 47% de los que respondieron hayan contestado en sentido negativo. O no entendieron la pregunta, o contestaron sin pensar o, de plano, no entienden que es la libre competencia y sus implicaciones. O, peor aún, ¿ese 47% prefiere los monopolios?


¿Deuda global temible?

Manuel Suárez-Mier es Profesor de Economía de American University en Washington, DC.

Entre las muchas causas que se mezclaron para detonar el inicio de la Gran Recesión en 2008, de la que el mundo no se ha recuperado cabalmente, el endeudamiento excesivo de gobiernos y/o particulares jugó un papel estelar, sobre todo en las naciones desarrolladas.
De ese desastre financiero hay muchos culpables, sobre todo el banco central de EE.UU. —el Sistema de la Reserva Federal, el Fed— por su contribución a crear una burbuja crediticia gigantesca en bienes raíces, que se agravó con sus enormes déficit externos financiados con ahorros del resto del mundo, en especial de China.


Se viene la legalización

Ian Vásquez es Director del Centro para la Libertad y la Prosperidad Global del Cato Institute.

El miércoles fue un día histórico. La Corte Suprema de México falló a favor del derecho de consumir, transportar y cultivar la marihuana. Y en Canadá asumió el poder Justin Trudeau, primer ministro cuya plataforma electoral incluyó la promesa de legalizar la marihuana.
El fallo en México —el segundo mayor productor de marihuana en el mundo— se enfocó en la libertad de los individuos: “La forma en la que un individuo desea recrearse pertenece a su esfera más íntima y privada, ya que solo él puede decidir de qué manera quiere vivir su vida”. Y si bien el veredicto aplica solo a los demandantes del caso, será difícil en el futuro negarle los mismos derechos a otros mexicanos. Es cuestión de tiempo antes de que se legalice esta droga de manera generalizada.


“El Steve Jobs de la cocaína”: Roberto Saviano describe así al Chapo Guzmán

Roberto Saviano, que en 2006 expuso a la “camorra“ napolitana en toda su crudeza, escribe ahora sobre Joaquín “el Chapo“ Guzmán, sobre las circunstancias que lo convirtieron en uno de los narcotraficantes más poderosos del planeta y las posibles razones de su captura.

saviano 
En 2006, el periodista Roberto Saviano ganó fama mundial por su libro Gomorra, una exposición descarnada de la “camorra”, la mafia napolitana que a partir del tráfico de drogas y de otros productos ilegales se encuentra entre las más poderosas del mundo. Con arriesgada precisión, Saviano evidenció las prácticas, conexiones políticas y económicas y en general los mecanismos que la camorra ha empleado para dominar un amplio territorio en donde parece que los únicos recursos admisibles son la brutalidad, la violencia y la persuasión obligada. El trabajo del periodista, aunque elogiado desde el momento de su publicación, también lo puso en peligro, luego de que varios “padrinos” de la mafia lo amenazaron de muerte y, por otro lado, importantes figuras del gobierno de Silvio Berlusconi también buscaron desprestigiarlo de diversas maneras. Su vulnerabilidad es tal, que el Ministerio del Interior de Italia le asignó una guardia permanente para proteger su vida.

El Chapo y la Revolución francesa: un túnel para llegar muy lejos

Con precisión delictiva, y acaso política, El Chapo bien pudo haber escogido la fecha y hora de su partida. Por ello puede dar la impresión de que se hizo hasta lo imposible por restarle un carácter político a la fuga

Por: Jorge Graue

Tunel del El Chapo (Foto: Flickr)
Túnel del El Chapo (Foto: Flickr)
No puede ser casual que la fuga de El Chapo coincidiera con la visita de Estado de Peña Nieto a la República francesa. De suerte que, contra lo que niegue o ignore la mayoría, bien puede sostenerse que El Chapo no sólo quiso fugarse poniendo en ridículo a los responsables de la seguridad de nuestro país, sino en entredicho, por decir lo menos, al presidente de México durante su estancia en París, como huésped de honor en un aniversario más de la Revolución francesa.
Con precisión delictiva, y acaso política, El Chapo bien pudo haber escogido la fecha y hora de su partida. Por ello puede dar la impresión de que se hizo hasta lo imposible por restarle un carácter político a la fuga. Dentro del llamado control de daños, algún empleado con oficio debió sin duda soplarle a los chambones la inconveniencia de sumarle a las habilidades de El Chapo, el talento político de arruinarles a todos, de manera tan imprevista, no sólo aquellos días tan promisorios. Y en ello supuestamente colaboró generosamente el mismísimo Chapo, quien no se arriesgó a pegostear más la visita con otra afrenta todavía más directa, so pena de que se pudiera, por obra y gracia de alguna chiripa, descubrir su paradero con la misma tecnología que hasta entonces no había servido para nada. 

Cristina, la segunda presidente más corrupta del mundo

Durante la era kirchnerista la Argentina siguió descendiendo en los rankings internacionales de percepción de la corrupción que elabora Transparencia Internacional, una ONG con sede en Berlín. Ahora otra ONG -100 reporters, que investiga la corrupción en todo el mundo-, puso nuestra presidente en su “kleptowatch list” (esto es, en su observatorio de cleptócratas), junto a los presidentes de Nicaragua, Daniel Ortega; Guinea Ecuatorial, Teorodo Obiang; Zimbawe, Robert Mugabe; Nigeria, Goodluck Jonathan, y Kazakstán, Nursultan Nazarbayeb.


El sitio de 100 reporters coloca en segundo lugar en su lista de mandatarios más corruptos a la presidente argentina, Cristina de Kirchner, justo debajo del sandinista nicaragüense, Daniel Ortega. En su descripción de la presidente argentina, la ONG pone:

"Incluso antes ser elegida presidente de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner carga con la niebla de la corrupción. En el caso más famoso, un emisario de Hugo Chávez, presidente de Venezuela, fue descubierto en el aeropuerto de Buenos Aires con un maletín lleno de US$ 800.000 en efectivo, destinado, según le contó más tarde al FBI, para apoyar la candidatura presidencial de Kirchner (Cristina). Kirchner negó la acusación. En Argentina, muchos cuestionan la enorme fortuna acuulada por Cristina de Kirchner y su esposo Néstor desde que asumió el cargo público.


Europa ha perdido el rumbo

Europa ha perdido el rumbo

WASHINGTON D. C.– La respuesta de Europa a los desafíos estratégicos que enfrenta –la agresión rusa en Ucrania, la huida de los refugiados frente a la violencia en Oriente Medio, y los problemas en África del Norte– dan la impresión de que sus líderes no tienen idea de qué hacer. Y, de hecho, tal vez no la tengan (una realidad que hay que reconocer, en vez de intentar disimularla).
En términos simples, la estancada economía de la Unión Europea está condicionando su respuesta a las presiones externas que enfrenta; las crisis internas han dejado los líderes de la UE con poco margen de maniobra. Afortunadamente, Europa cuenta con los medios para ocuparse de esta crisis, si es que consigue reunir la sabiduría y la voluntad política necesarias.

Cómo enfrentar la crisis de liquidez que se avecina

Cómo enfrentar la crisis de liquidez que se avecina

SAN PABLO – Este mes, los líderes del G20 se encontrarán en Antalya, Turquía, en su décima reunión cumbre desde la crisis financiera mundial de 2007. Pero, a pesar de todas estas reuniones –eventos de alto perfil en los que participan los principales tomadores de decisiones de las economías más influyentes del mundo– no se han logrado avances reales en la reforma de la arquitectura financiera internacional. De hecho, el grupo no se ha involucrado seriamente en el proyecto desde la cumbre de 2010, en Seúl. En términos simples, el G20 está fracasando en su propósito principal y original: mejorar la estabilidad financiera y monetaria mundial.

El callejón sin salida de Asad

El callejón sin salida de Asad

PARÍS – Olvídense los principios y la moralidad. Olvídese –o inténtese olvidar– el cuarto de millón de muertes de las que Basar Al Asad es responsable, directa o indirectamente, desde que optó por reaccionar con violencia ante un levantamiento pacífico del pueblo sirio. Déjese aparte el hecho de que las fuerzas de Asad hayan causado hasta ahora entre diez y quince veces más muertes de civiles que el Estado Islámico, cuyos horribles vídeos de ejecuciones han eclipsado las matanzas invisibles del dictador sirio, pero, aun cuando se purgue todo eso de los pensamientos, una política para Siria que postule a Asad como “opción substituviva” del salvajismo actual del Estado Islámico no es, sencillamente, viable.
Al fin y al cabo, Asad desencadenó, literalmente, el salvajismo actual del Estado Islámico: en mayo de 2011, liberó a centenares de radicales islámicos de la cárcel, con lo que se apresuró a suministrar guerreros y dirigentes al grupo incipiente. Después atacó metódicamente con fuego de artillería posiciones que estaban en manos de rebeldes moderados, además de preservar metódicamente el baluarte del Estado Islámico en Al Raqa y después, a mediados de 2014, permitió a elementos iraquíes del Estado Islámico encontrar refugio en el este de Siria.

Enseñanzas de la intervención china en el mercado

Enseñanzas de la intervención china en el mercado

BEIJING – La Bolsa de China ha estado en el candelero desde mediados de este año, cuando una veloz suba de las cotizaciones fue seguida por una importante caída que provocó un derrumbe bursátil global. La pregunta ahora es ¿qué puede hacerse para prevenir una mayor volatilidad?
Para responderla hay que comprender cómo China llegó hasta aquí. Durante años, con el aliento (o al menos la aceptación) de las autoridades, las corredurías chinas no escatimaron esfuerzos en inflar las bolsas del país con prácticas e instrumentos financieros de moda, sin otro objetivo que subir las cotizaciones para obtener plusvalías (ya que rara vez se distribuyen dividendos). En consecuencia, tras años de malos rendimientos, el Índice Compuesto de Shanghai creció más del 100% en menos de siete meses, desde 2505 puntos en noviembre de 2014 a más de 5178 en junio de este año, un nivel que los fundamentos económicos de China no justifican.

La Desigualdad del Papa Francisco

desigualdad papa francisco 
Una “Exhortación Apostólica” es un documento del Papa que exhorta a las personas a seguir las enseñanzas de la Iglesia. Es uno de los documentos más importantes que emite el Papa. Lo escribe con la intención de que sea tomado con toda seriedad.
En Evangelii Gaudium el ataque fundamental del Papa contra el libre mercado es contra la desigualdad económica. Así lo dice:
“Mientras no se resuelvan radicalmente los problemas de los pobres, renunciando a la autonomía absoluta de los mercados y de la especulación financiera y atacando las causas estructurales de la desigualdad, no se resolverán los problemas del mundo y en definitiva ningún problema. La desigualdad es la raíz de los males sociales.”
Analizaré brevemente el tema de la desigualdad económica y luego contrastaré la realidad contra lo que el Papa dice.

La Bomba Atómica de Obama: La Claridad Ideológica de la Agenda Demócrata

 
(por John David Lewis)
Los americanos se han rebelado contra la administración al darse cuenta que, mientras que la imagen de Bush como capitalista del libre mercado era un espejismo, la imagen de Obama como izquierdista radical es correcta. . . .
Durante el verano de 2009, los americanos fueron testigos de algo realmente extraordinario: Miles de ciudadanos que no suelen participar en política se lanzaron a la calle en protestas públicas para confrontar enérgicamente a funcionarios del gobierno sobre las políticas de una administración que habían elegido tan sólo unos meses antes.
Las encuestas sugieren que muchos americanos comparten los puntos de vista de los manifestantes. Las opiniones de los votantes sobre el desempeño de Obama como presidente en general se han invertido desde febrero. La encuesta Rasmussen indica que a partir del 23 de agosto, el 41 por ciento no aprobaba de su desempeño, y sólo el 27 por ciento lo aprobaba completamente. [1] Con relación a la reforma de la salud – un objetivo cardinal de la administración – la gran mayoría de los votantes se opuso a una “opción pública”, le temía más al Gobierno que a las compañías de seguros, y no estaba de acuerdo con el presidente de la Cámara, Nancy Pelosi, en que las empresas son “sinvergüenzas”. 

Obama destruye las ilusiones republicanas

 
El presidente Obama acaba de hacer un brillante y magistral discurso en Boston defendiendo Obamacare. Al hacerlo, ha mostrado lo absurda que es la tentativa de los republicanos y los conservadores de tratar de criticar la ley en base a detalles prácticos (como la metedura de pata del gobierno con su página web), sin siquiera mencionar lo esencial: que la necesidad no le da a nadie derecho a robar.
Si la necesidad fuese un derecho moral sobre la vida de otros, entonces Obamacare sería correcto.
Y si fuese correcto, ¿qué importancia podría tener un problema en la web? Como dijo Obama, uno puede saltarse la página web y resolver el asunto con una llamada telefónica, con una carta, o yendo personalmente a la oficina de turno. Y no hace tanto tiempo que ni siquiera existían cosas como la web. Sin embargo, los problemas en la web es en lo que muchos de derechas han puesto sus esperanzas.
Obama mencionó estos puntos:


Obama lleva a América ‘adelante’ a un pasado fracasado

 
El lema político “Adelante” (“Forward”) le fue muy útil a Barack Obama durante la campaña electoral del 2012. Consistía en decir que él iba hacia adelante, mientras que los republicanos iban hacia atrás, “volviendo a las políticas fallidas que nos metieron en este lío para empezar”.
Fue una buena retórica y un gran teatro político. Además, los republicanos no hicieron prácticamente nada para desafiar unas premisas falsas que unos pocos datos innegables podrían haber hecho derrumbarse como un castillo de naipes.

No-intervencionismo

 
Ah, esos escépticos republicanos opuestos a la guerra, y esos exaltados neoconservadores belicistas demócratas
Espera…  ¡¿qué ?!
Bienvenido a Etchasketchistan, el nuevo mundo de política exterior, en el que todos han decidido cambiar de bando desde la última ronda, aunque sólo sea para mantener las cosas interesantes.
Pero con todo ese polémico debate sobre si se debe intervenir en Siria, puede que después de todo no haya mucha diferencia entre los dos lados. Un lado quiere que no intervengamos, mientras que en una audaz posición contraria, el presidente Obama quiere que intervengamos sin realmente intervenir.
El argumento más convincente en contra de autorizar al presidente a usar la fuerza es que realmente no va a usarla. O sea, la usará sólo simbólicamente, dejando caer algunas bombas para pretender que está haciendo algo, sin de hecho conseguir ningún resultado medible.

Libertad es incompatible con Democracia

 
“La democracia – el sistema que le confiere poderes ilimitados a la mayoría – es lo opuesto a la libertad. La democracia se basa en la primacía del grupo. El principio supremo de ese sistema es que la voluntad – los deseos – del colectivo son el criterio correcto en todo lo relacionado con temas políticos; por lo tanto, la mayoría puede arrogarse para sí misma el poder de explotar y tiranizar a otros.”
+ + +
El 11 de septiembre de 2001 fue sin duda uno de los días más horribles de la historia. Ahora, más de once años después, esa declaración de guerra continúa sin respuesta por parte del país atacado, y el agresor continúa creciéndose como muestra el simbolismo de la famosa mezquita cerca de la “Zona Cero” en New York, o más recientemente la pusilánime reacción del gobierno americano a los asesinatos islámicos con la excusa de films y videos “insultantes”.

Democracia

 
“Democracia”, en su sentido original, se refiere a la soberanía ilimitada de la mayoría… un sistema social en el que el trabajo de cada uno, su propiedad, su mente y su vida misma están a merced de cualquier pandilla que pueda obtener el voto de una mayoría en cualquier momento y para cualquier propósito.
Si descartamos la moralidad y la sustituimos por la doctrina colectivista de soberanía ilimitada de la mayoría, si aceptamos que la mayoría puede hacer lo que le dé la gana, y si cualquier cosa que hace la mayoría es buena porque la hace la mayoria (éste siendo el único criterio de lo bueno o lo malo) – ¿Cómo pueden los hombres aplicar ésto en la práctica a sus vidas reales? ¿Quién es la mayoría? En relación a cada individuo concreto, todos los otros son miembros potenciales de la mayoría que puede destruirlo a placer en cualquier momento. Entonces cada hombre y todos los hombres se convierten en enemigos; cada uno tiene que temerles y sospechar de todos; cada uno tiene que intentar robar y asesinar primero, antes de que él sea robado y asesinado.

Capitalismo – Historia

+ + +
La gran cantidad de desinformación, tergiversación, distorsión y de puras mentiras sobre el capitalismo es tal, que los jóvenes de hoy no tienen ni idea (y prácticamente no tienen cómo descubrir ninguna idea) de su verdadera naturaleza. Mientras que los arqueólogos hurgan en las ruinas de milenios en busca de restos de cerámica y fragmentos de huesos, para a partir de los cuales poder reconstruir alguna información sobre la existencia prehistórica – los eventos de menos de un siglo atrás se ocultan bajo una montaña más impenetrable que los escombros geológicos de vientos, inundaciones y terremotos: una montaña de silencio.
El siglo XIX fue el producto final y la expresión de la tendencia intelectual del Renacimiento y la Edad de la Razón, lo que significa: de una filosofía predominantemente aristotélica. Y, por primera vez en la historia, creó un nuevo sistema económico, el corolario necesario de la libertad política, un sistema de libre comercio en un mercado libre: el capitalismo.

La Fuente de la Riqueza (Economía en Atlas – 1)

 
“Economía en La Rebelión de Atlas”
 por Richard Salsman
[Nota del autor: Este ensayo asume que el lector ha leído La Rebelión de Atlas, pues revela parte de la trama.]
+ + +
[Nota del traductor: Publicamos la traducción al castellano en seis partes: 1) la fuente de la riqueza; 2) el papel del empresario; 3) la naturaleza del beneficio; 4) la esencia de la competencia; 5) el resultado de la producción; 6) el propósito del dinero.]
+ + +
La Economía es considerada hoy en día como algo seco, inanimado, aburrido; sin embargo, teniendo en cuenta lo que la Economía estudia, eso no debería ser así. La Economía estudia la producción y el intercambio de bienes materiales en una sociedad en la que existe la división del trabajo. Vivimos en un mundo material, producimos valores materiales para poder vivir y prosperar, e intercambiamos esos valores por valores producidos por otras personas,  con el fin de mejorar nuestras vidas. En otras palabras, la Economía estudia uno de los principales medios por los cuales la gente vive y alcanza la felicidad. ¿Por qué, entonces, hay tanta gente que piensa que esta ciencia es aburrida? Y ¿qué podría remediar la situación?

La pirámide de la capacidad productiva

  
“El hombre en la cúspide de la pirámide intelectual contribuye el máximo a todos los que están debajo de él, pero no recibe nada de ellos excepto un pago material, no recibe ningún beneficio intelectual de otros para añadir al valor de su tiempo. El hombre en la base, quien, abandonado a su suerte, moriría de hambre en desesperada ineptitud, no contribuye nada a aquellos sobre él, pero recibe el beneficio derivado de todos sus cerebros”.
 # # #

México, entre los 10 países menos competitivos: IMCO

México logró avanzar una posición en la más reciente versión del indicador realizdo por el IMCO, pasando del lugar 37 al 36, pero el informe del instituto alerta sobre la persistencia de importantes rezagos en rubros como el estado de derecho.
Thamara Martínez
 
Bandera México
En el mismo grupo que Sudáfrica, Perú, Argentina, Rusia, Colombia, Indonesia, India, Guatemala y Nigeria, México destacó como uno de los 10 países menos competitivos de una muestra de 43 naciones.

En el conteo de aquellos países que resultan consistentemente atractivos para el talento y la inversión, además de ser considerados como detonadores de desarrollo y prosperidad para todos sus habitantes, la economía mexicana ocupó el sitio 36 entre 43 países, contemplados por el Índice de Competitividad Internacional 2015, a cargo del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

Pese a que México logró avanzar una posición en la más reciente versión del indicador, pasando del lugar 37 al 36, el informe del instituto alerta sobre la persistencia de importantes rezagos en rubros como el estado de derecho, en el que ocupa el sitio 40; sectores precursores de clase mundial, ubicado en el lugar 38, y en la calificación como sociedad incluyente, preparada y sana, renglón en el que toma la posición 37.

Los primeros sitios del ranking fueron ocupados por Suiza, Noruega, Suecia, Irlanda y Japón.

¿Protegen la competencia las leyes antitrust?

 
[The Freeman, 1958]
Se piensa comúnmente que las leyes antitrust son instituciones distinguen el sistema económico de Estados Unidos del resto del mundo no soviético. Se dice que si no fuera por estas leyes estaríamos ahogados por las cartelización, como en Gran Bretaña, Alemania o Francia.
En resumen, muchos creen que las leyes antitrust son responsables de que tengamos una sociedad competitiva. Proteger la competencia podría haber sido el objetivo alrededor de 1890, cuando se aprobó la ley básica. Pero indudablemente para la pasada generación la leyes antitrust no han funcionado para ese fin. En lugar de proteger han acabado dañando la competencia mediante una interpretación y administración cuestionable, al subsidiar y mantener competidores ineficientes.
Por competencia me refiero a una situación que existe cuando se observan las reglas básicas de la sociedad libre, cuando todos poseen los derechos básicos a la propiedad privada y la libertad de contratación. La competencia no es un modo de conducta que alguien tenga que promover institucionalmente. Se desarrolla natural y necesariamente entre personas que sean libres de perseguir sus propios intereses.


Derecha e izquierda

Erik_von_Kuehnelt-Leddihn
[Capítulo 4 del libro I -La mente izquierdista- de Leftism Revisited, un enciclopédico tratado sobre la filosofía y la historia de la izquierda. Desgraciadamente, el libro es bastante difícil de encontrar; actualmente pueden hallarse ejemplares de segunda mano en Amazon. Kuehnelt-Leddihn ha sido, en muchos sentidos, el inspirador intelectual de las teorías aristocratizantes de Hans-Hermann Hoppe. En la controvertida definición de izquierda y derecha la propuesta de Kuehnelt-Leddihn recoge la sabiduría popular del lenguaje y desarrolla coherentemente su definición actual. Además en el texto habla sobre asuntos tan polémicos como el franquismo y los nacionalismos periféricos españoles.]
Derecha e izquierda
El sabio tiene el corazón a la derecha,
el necio tiene el corazón a la izquierda. -Eclesiastes, 10, 2
Gran parte de la confusión semántica en el vocabulario empleado en el mundo occidental (si bien no siempre en los EEUU) ha sido ya aclarado en las páginas precedentes. Ahora vamos a lidiar con una necesaria definición que no tiene una acepción universal, la definición de los términos derecha e izquierda.

Destruyendo la competencia


Por Gabriel Boragina ©
En la mayoría de los países existen leyes célebremente denominadas de "defensa de la competencia" cuyo propósito -en el desarrollo de sus objetivos- suelen coincidir con el nombre que reciben. Sin embargo, y curiosamente, este tipo de leyes acostumbran coexistir con un gran número de otras leyes que, de una u otra manera, declaman la imperiosidad de "ayudar" o subsidiar determinados tipos de actividades o sectores sociales, bajo pretexto de la "necesidad" de "estimular" el consumo, la producción o ambas cosas al mismo tiempo. Si no existieran este último tipo de leyes de ningún modo harían falta las primeras, por cuanto la mejor defensa de la competencia que puede existir es aquella que nos brindan los mercados completamente libres y desregulados, lo que implica, naturalmente la total ausencia de subsidios, porque :